Uso y mantenimiento de las balanzas

Uso y mantenimiento de las balanzas

Antes de abordar el uso y mantenimiento de las balanzas, es conveniente leer la entrada sobre balanzas en el laboratorio. En dicha entrada repasábamos las balanzas más utilizadas en el ámbito del laboratorio. Diferenciábamos las balanzas según su sensibilidad en balanzas de precisión y analíticas. Y, además, también diferenciábamos las balanzas en la tecnología empleada para su construcción, ya que, actualmente, se han impuesto el uso de las balanzas electrónicas sobre las mecánicas.

El gramo como representación de la pesada

El concepto de masa y sus unidades de medida las trataremos en futuras entradas. Pero conviene resaltar que el gramo es la unidad básica de la masa en el Sistema Internacional de Unidades.

Originalmente fue definida como la masa de un centímetro cúbico de agua destilada a 3.98°C y una presión normal de 760 mmHg. A esa temperatura el agua adquiere su máxima densidad, y la presión es la estipulada como normal a nivel del mar.

Actualmente, la RAE le otorga los siguientes significados:

1. Unidad de masa del sistema internacional, equivalente a una milésima parte de 1 kilogramo. (Símb. g).
2. Unidad de fuerza o peso del sistema métrico decimal, equivalente a la fuerza ejercida sobre una masa de un gramo por la acción de la gravedad en condiciones normales. (Símb. g).

Condiciones generales para el uso óptimo de una balanza

No solo basta con saber hacer un buen uso y mantenimiento de las balanzas. También debemos cerciorarnos de que las condiciones que rodean a nuestra balanza son ideales:

Respecto a la mesa de trabajo:

  • Debe ser estable, maciza y no transmitir vibraciones.
  • Debe ser antimagnética (sin planchas de acero).
  • Protegida contra cargas estáticas. Es decir, no debe estar compuesta de plástico o de vidrio.
  • Debe estar fijada a la pared o al suelo. No se recomienda la doble fijación por transmisión de vibraciones.

Respecto a la ubicación del laboratorio:

  • Debe ser una sala con pocas vibraciones.
  • No deben circular corrientes de aire a través del laboratorio.

Respecto a la temperatura:

  • Ha de ser constante en todo momento.
  • La balanza no debe ser colocada cerca de radiadores o ventanas, para evitar variaciones de temperatura.
  • El rango de temperatura óptima de uso es de -5ºC a 30ºC.

Uso y mantenimiento de las balanzas

Respecto a la humedad:

  • La humedad relativa del aire ideal para una pesada es aquella comprendida entre el 45% y el 65%.
  • No se deben realizar pesadas con unas humedades relativas inferiores al 20% ni superiores al 80%.

Respecto a la luz:

  • La balanza debe estar situada junto a una pared sin ventanas. La luz solar que incida sobre ella podría aumentar la temperatura, influyendo en el resultado de la pesada.
  • Las luces del laboratorio deben estar situadas a suficiente distancia para que el calor que emiten no varíe la temperatura de la balanza. Se recomienda el uso de fluorescentes.

Respecto al aire:

  • Hay que evitar colocar la balanza en la corriente de aire de aparatos de climatización o de aparatos con ventiladores, como ordenadores o grandes aparatos de laboratorio.
  • No hay que colocar las balanzas al lado de puertas o lugares de mucho tránsito. Las corrientes de aire producidas pueden interferir en las mediciones.

Reglas generales para el uso óptimo de una balanza mecánica

  • Coger las pesas con sus pinzas. Nunca con los dedos.
  • Colocar ordenadamente las pesas, de manera sistemática, siempre de mayor a menor.
  • Si la cruz está libre, nunca se debe poner ni quitar una pesa sobre el platillo.
  • Cuando la balanza no se encuentre en uso, la cruz debe colocarse sobre su soporte.
  • El disparo (liberación del soporte) debe hacerse de forma lenta y suave para evitar vibraciones. La operación contraria debe hacerse del mismo modo, deteniendo la balanza en el momento en el que fiel pase por la posición central.
  • Se deben centrar las pesas en los platillos.

Reglas generales para el uso óptimo de una balanza electrónica

  • No se deben pesar las sustancias directamente sobre el plato de la balanza.
  • Se debe utilizar un recipiente limpio y seco. Por ejemplo, un vidrio de reloj o un recipiente lo más pequeño posible. Y debe pesarse y tararse (poner el valor a 0).
  • El recipiente y la carga que se han de pesar tienen que estar a la misma temperatura que el entorno de la balanza.
  • El material que se quiere pesar se debe colocar en el centro del plato de la balanza.
  • Una vez efectuada la medida, el plato de la balanza debe limpiarse y descargarse por completo.
  • El recipiente usado para pesar se retira de la balanza, y una vez fuera se añade la sustancia que se quiere pesar con una espátula, si es un sólido, o con una pipeta, si es un líquido.
  • Siempre se debe retirar el recipiente del plato de la balanza para echar la sustancia que queremos pesar. Así evitaremos que se nos caiga sobre el plato y deteriore a la balanza. Además, si la sustancia cae sobre el plato y no sobre el recipiente tarado, la sustancia pesada no se corresponderá con la que hay en el recipiente.

Uso y mantenimiento de las balanzasMala praxis en una pesada

Técnicas de pesada

Leyendo y documentándome sobre las técnicas de pesada, me topé con información bastante dispersa. La mayoría de las fuentes coincidían en los tres métodos generales, pero algunos añadían variaciones de los mismos que bien podrían situarse dentro de las tres técnicas.

Las técnicas de pesada que se pueden utilizar son:

  • Pesada directa: En una balanza mecánica se pone la sustancia a pesar en el platillo de la izquierda. En el de la derecha se van añadiendo pesas hasta que se establece el equilibrio y el fiel se coloce en el centro de la escala. Es en ese momento en el que se debe realizar la lectura.

    En una balanza electrónica la pesada se realiza directamente en el platillo. En ambos casos, si es necesario un elemento auxiliar (recipiente o vidrio de reloj), será necesaria tarar a cero la balanza con dicho elemento.
  • Método de Gauss o de la doble pesada: Este método asegura una mayor precisión. Para ello se deben realizar dos pesadas, una con el objeto o sustancia a pesar en el platillo de la izquierda. Y otra con el objeto/sustancia a pesar en el platillo de la derecha. El resultado final de la pesada será la media aritmética de ambos resultados.
  • Uso y mantenimiento de las balanzas

  • Método de Borda o de sustitución: Este método es aún más preciso que el de Gauss. Consiste en realizar una pesada normal, con la sustancia u objeto en el platillo de la izquierda equilibrado con pesas en el derecho. A continuación se retira el objeto o sustancia a pesar y se sustituye con pesas hasta equilibrar la balanza. Las pesas sustitutas darán la medida del peso.

Mantenimiento de las balanzas

El mantenimiento del aparataje de un laboratorio es esencial para su buen funcionamiento. Las balanzas necesitan de unos mantenimientos y unos cuidados que garanticen la conservación de sus características:

  • Exactitud: En una balanza mecánica la posición de equilibrio no debe cambiar si se añade el mismo peso en ambos platillos. Tampoco si luego los pesos se intercambian de un platillo a otro. En una balanza electrónica debe dar el valor exacto de una pesa patrón.
  • Precisión: Sea cual sea la balanza, será precisa si en pesadas consecutivas -del mismo objeto/sustancia- se obtiene siempre el mismo valor.
  • Sensibilidad: Es lo que determina que una balanza sea declarada como analítica o de precisión. Determina la mínima unidad que es capaz de medir en una pesada. Una balanza que pese en gramos, sin decimales, tendrá una sensibilidad de 1 gramo.

Para garantizar el correcto funcionamiento de una balanza es necesario calibrarla durante su primera instalación. Y debe ser la primera de sucesivas calibraciones periódicas según determine el fabricante de la balanza. Las calibraciones, tanto en balanzas mecánicas como en electrónicas, se llevan a cabo utilizando pesas patrón. Estas pesas tienen una masa exacta conocida y debe coincidir siempre con la medición.

Pero el mantenimiento no solo se ciñe a las calibraciones. Se deben respetar las recomendaciones de uso, no solo por garantizar la correcta medición de una pesada, también para garantizar que la balanza no se deteriore. La limpieza y el cuidado continuo de las balanzas deben estar a la orden del día.

La importancia de un buen mantenimiento

Siempre recordaré una anécdota durante mis estudios. Mi profesora de hematología se cogió un cabreo considerable cuando un día descubrió, por casualidad, que alguien había colocado un vortex encima de una balanza electrónica de precisión.

Para quien no lo sepa, un vortex cuenta con un peso considerable, y guardar durante días una balanza con ese peso encima no es nada bueno para su correcto funcionamiento. Una balanza debe guardarse descargada, limpia, tarada a cero y tapada para protegerla del polvo.

Otra cuestión que hay que mencionar es la importancia de leerse el libro de instrucciones de la balanza. Cada fabricante determinará la mejor forma de mantener el correcto funcionamiento de la balanza, para que ésta perdure en el tiempo y de el servicio para el que ha sido diseñada.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies