Uso de pipetas manuales

Uso de pipetas manuales

El uso de pipetas manuales fue una de las primeras prácticas que realicé en la asignatura de toma de muestras. Esta asignatura se cursaba durante el primer curso del CFGS de Laboratorio de Diagnóstico Clínico.

Uso de pipetas manuales

Título

Uso de pipetas manuales.

Enunciado de la práctica

Con diferentes pipetas manuales realizar lo siguiente:

  1. Enrase de pipetas.
    • Con la pipeta de 20 ml pipetear 4 veces = 80 ml
    • ” la pipeta de 10 ml pipetear 9 veces = 90 ml
    • Con la pipeta de 5 ml pipetear 10 veces = 50 ml
    • ” la pipeta de 2 ml pipetear 10 veces = 20 ml
    • ” la pipeta de 1 ml pipetear 10 veces = 10 ml
  2. Hace un total de 250 ml pipeteados.

  3. Enrase sencillo a pipeta completa
    • Con la pipeta de 20 ml cogemos 19 ml en 2 ocasiones = 38 ml
    • ” la pipeta de 10 ml cogemos 9 ml en 3 ocasiones = 27 ml
    • Con la pipeta de 5 ml cogemos 4 ml en 4 ocasiones = 16 ml
    • ” la pipeta de 2 ml cogemos 1.9 ml en 5 ocasiones = 9.5 ml
    • ” la pipeta de 1 ml cogemos 0.9 ml en 6 ocasiones = 5.4 ml
  4. Hace un total de 95.9 ml pipeteados.

  5. Doble enrase
    • Con la pipeta de 20 ml cogemos 18 ml en 3 ocasiones = 54 ml
    • ” la pipeta de 10 ml cogemos 8 ml en 4 ocasiones = 32 ml
    • Con la pipeta de 5 ml cogemos 3 ml en 5 ocasiones = 15 ml
    • ” la pipeta de 2 ml cogemos 1.8 ml en 6 ocasiones = 10.8 ml
    • ” la pipeta de 1 ml cogemos 0.8 ml en 7 ocasiones = 5.6 ml
  6. Hace un total de 117.4 ml pipeteados.

Objetivos

  • Aprender el uso de pipetas manuales con soltura.
  • Comprobar que las probetas son material volumétrico de poca precisión.
  • Manejar los elementos aspiradores.

Fundamento

La pipeta es un instrumento volumétrico que sirve para medir volúmenes con bastante precisión.

Pueden ser pipetas aforadas, para medir un único volumen, o pipetas graduadas que sirven para medir varios volúmenes. Hay pipetas con una sola línea de enrase y otras con doble línea de enrase, una superior y otra inferior.

En las pipetas suele ir indicada la capacidad, las divisiones y su temperatura de trabajo. También llevan marcado el mono y unas bandas de colores que diferencian su capacidad.

La pipeta se puede manejar de dos formas diferentes:

  • Pipetear con un enrase: si queremos coger, por ejemplo, 9 ml en una pipeta de 10 ml, habrá que enrasar hasta el 1.
  • Pipetear con doble enrase: En el mismo ejemplo anterior enrasamos en 0 y después enrasamos de nuevo en 9.

Nunca se debe pipetear con la boca ni soplar. Y se deben utilizar siempre métodos aspiradores.

La probeta es un instrumento volumétrico que permite medir volúmenes más grandes que las pipetas pero de forma mucho menos precisa.

En las mediciones con material volumétrico hay que tener siempre en cuenta el error de paralaje.

Material

  • Pipetas de 20, 10, 5, 2 y 1 ml.
  • Aspiradores automáticos.
  • Peras.
  • Vaso de precipitado.
  • Probeta de 250 ml.

Reactivos

  • Agua del grifo.

Técnica

  1. Preparar la mesa de trabajo con el material.
  2. Llenar el vaso de precipitado con agua.
  3. Pipetear el agua del vaso de precipitado y realizar los enrases según vengan dispuestos en el enunciado de la práctica.
  4. Depositar el agua en la probeta para realizar un recuento al final de cada uno de los apartados del enunciado.
  5. Limpiar y recoger el material.

Resultados

Se pipeteó tal cual estaba estipulado en el enunciado de la práctica, para finalmente proceder al recuento tras la finalización de cada apartado. El recuento se realizó midiendo la escala de la probeta.

Los resultados fueron:

  • En el apartado 1 el resultado fue de 240 ml.
  • En el apartado 2 el resultado fue de 90 ml.
  • El apartado 3 tuvo un resultado de 114 ml.

Todos estos resultados son aproximados debido a la limitación de la escala de la probeta.

Observaciones

A título personal, me resultó más fácil enrasar con peras que con aspiradores automáticos, debido a que éstos obligan a que mantengas el dedo presionado en la rueda para que no se descargue el contenido de la pipeta. Son aspiradores automáticos con varios años a sus espaldas y con mucho uso, por lo que es muy probable que estén dañados. También había algunas peras dañadas que no funcionaban correctamente.

En cuanto a las mediciones, en el primer apartado se puso de manifiesto que enrasamos mal un buen número de veces. Ésto se unió a la poca precisión que tienen las probetas, dando un resultado muy alejado del que deberíamos haber obtenido.

En el segundo apartado procuramos enrasar mejor, y en cierta medida lo conseguimos, aunque en las últimas mediciones nos relajamos y nos alejamos del resultado que deberíamos haber obtenido. Este hecho pone de manifiesto la concentración que debe tener un técnico de laboratorio a la hora de manejar, de forma correcta, material de precisión.

En el tercer apartado pudimos enrasar mejor, debido en parte a que el doble enrase es más efectivo que el simple, ya que evitamos las gotas que se quedan en la punta de la pipeta.

También hay que mencionar el dolor de mano y de brazo con el que terminamos todos los alumnos. El uso de pipetas manuales parece una tarea sencilla, pero dos horas de pipeteo intensivo han demostrado que no es así.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies