Toma de muestras de orina y heces

Despues de las muestras sanguíneas le toca el turno a la toma de muestras de orina y heces. El contexto y las generalidades de este tema está explicado en Muestras biológicas humanas y en Toma de muestras biológicas.

Toma de muestras de orina y heces

La orina y las heces son sustancias de desecho de nuestro propio organismo, y como tal, son muestras cuyas determinaciones analíticas pueden resultar cruciales para el diagnóstico de una patología. Además, este tipo de muestras tienen la peculiaridad de que pueden ser recogidas por el propio paciente.

Toma de muestras de orina

Existen muchas formas de recoger la muestra de orina. La técnica elegida dependerá del paciente y de los parámetros buscados en la analítica. Pero, independientemente de la técnica, debemos lavar las manos y los genitales con agua y jabón, aclarando con abundante agua limpia antes de recoger la muestra. De este modo evitaremos contaminarla y que salgan valores erroneos.

Existen unas normas generales aplicables a la toma de muestras de orina:

  • Se debe explicar claramente al paciente el procedimiento de recogida. En el caso de pacientes ambulatorios la explicación debe ir acompañada de unas instrucciones claras, por escrito.
  • Utilizar el contenedor adecuado a los requerimientos de la prueba solicitada y recolectar los volúmenes mínimos requeridos por el Laboratorio.
  • Si la orina no puede ser enviada inmediatamente al laboratorio debe mantenerse refrigerada a 4ºC.
  • Los contenedores de orina deben enviarse al laboratorio cerrados herméticamente y con la identificación adecuada. En el caso de envíos desde el medio extrahospitalario, los contenedores de orina deben venir en neveras diferentes a las de las muestras de sangre.
  • Para las orinas de 24 horas, no olvidar anotar en el volante de petición la diuresis total.
  • En el caso de orinas para urocultivo es necesario respetar escrupulosamente las normas de higiene durante la recogida de la orina y el manejo de los contenedores.

La recogida de muestras se realiza, por lo general, en un recipiente estéril traslúcido, de boca ancha, con una capacidad de 50 ml. Existen también tubos de boca estrecha, transparentes, cuya capacidad es de 10 ml y que suelen venir con el vacío hecho para ser insertados en el sistema de aspiración de orina de los recipientes de boca ancha.

Existen dos tipos de orina: de una sola micción y de 24 horas.

Orina de una sola micción

La muestra idónea es la primera micción de la mañana, ya que es la más concentrada. No obstante, en determinaciones urgentes, se recogerá la primera orina que realice el paciente. Normalmente el propio paciente recogerá la muestra de orina por lo que se le debe explicar los pasos a seguir:

  1. Lavarse las manos con agua y jabón.
  2. A los hombres se les indicará que deben retraer completamente el prepucio, manteniéndolo retraído hasta que se haya recogido la muestra de orina. A las mujeres se les explicará que deben sujetar el frasco sin que éste tome contacto con los genitales, la pierna o la ropa.
  3. La orina debe recogerse, tras desechar los primeros 20-25 ml, en los recipientes estériles nombrados con anterioridad.

Toma de muestras de orina y hecesAlicuota de orina.

En niños y niñas mayores, la recogida se realiza de forma similar a la de los adultos. En los niños más pequeños se recogerá en colectores o bolsas estériles especialmente diseñadas para ello. Los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Lavar los genitales y área perineal con agua y jabón.
  2. Colocar la bolsa de plástico o el colector.
  3. Vigilar la bolsa cada 30 minutos, y tan pronto como el niño haya orinado, se retirará y enviará al laboratorio. Si la micción no se ha realizado en una hora, se repite la operación colocando una nueva bolsa.

En pacientes ingresados con imposibilidad de recoger la muestra por sí mismos, se procederá a realizar sondaje vesical con las medidas asépticas habituales.

En pacientes con sonda vesical permanente la recogida de orina se realizará de la siguiente manera:

  1. Limpiar una zona del catéter con una gasa humedecida en alcohol o solución yodada. Dejar secar completamente.
  2. Pinchar directamente el catéter con aguja y jeringa a través de la zona desinfectada, aspirando 5-10 ml.
  3. Pasar la orina a un recipiente estéril.

Orina de 24 horas

La orina excretada durante 24 horas se utiliza para la determinación de algunas magnitudes bioquímicas cuyo cálculo depende de la cantidad exacta de orina emitida en ese período de tiempo.

La recogida se realiza en contenedores de 2 litros de capacidad, de boca ancha, especialmente diseñados para tal fin. No son válidos otro tipo de recipientes. En algunos casos se utilizan recipientes a los que se ha añadido algún tipo de conservante químico, como el Ácido Clorhídrico.

Si el paciente va a recoger la orina en su casa, es fundamental explicarle claramente el procedimiento que debe seguir para hacer una correcta recogida de la muestra.

Si el paciente está ingresado, no es necesario mandar toda la orina al Laboratorio. Bastará con que se mida, con la mayor exactitud posible, el volumen de diuresis de 24 horas y, tras mezclar bien toda la orina recogida, enviar una alícuota de 10 ml al Laboratorio, anotando en la Solicitud el volumen total de orina recogida.

El paciente rechazará la primera orina de la mañana, y a partir de entonces recogerá toda la orina excretada durante el día, incluyendo la primera orina de la mañana siguiente, cerrando así las 24 horas. Salvo en los momentos de recogida, el contenedor con la orina se mantendrá almacenado en el frigorífico para evitar su deterioro.

Otras consideraciones sobre la toma de muestras de orina

En los adultos que presenten problemas de incontinencia urinaria, la muestra se recogerá mediante sondaje uretral. En los niños en los que no se pueda utilizar bolsas recolectoras de orina, se realizará una punción suprapúbica. Dicha punción también está indicada si es necesario el cultivo de microorganismos anaerobios.

En caso de necesidad de orina de cada riñón, por separado, se realizará una cateterización uretral, ascendiendo por la vejiga y continuando por uno de los uréteres hasta llegar a la pelvis renal del riñón en cuestión, donde se recolectará la orina formada en dicho riñón.

La muestra de orina comienza a deteriorarse en muy poco tiempo. Sufre alteraciones del color, pH o niveles de glucosa (glucosuria), por eso es muy importante refrigerarla si no se va a analizar inmediatamente. Además, es preferible utilizar recipientes opacos y/o tratar de no exponer la muestra a la luz, ya que los niveles de bilirrubina disminuyen con la exposición lumínica.

Conservantes de la orina

Casi todos los conservantes utilizados en orina son antimicrobianos. Si se utiliza uno de ellos debe rotularse en el bote de recogida junto a la cantidad utilizada. Algunos conservantes son:

  • Ácido Bórico: Es un conservante que está dejando de ser utilizado en cosmética y productos de higiene. Resulta útil para conservar hormonas, pero tiene el inconveniente de que precipita los cristales de ácido úrico. También dificulta la determinación de la glucosa. Se utiliza en concentración de 0.3 g/100 ml.
  • Fluoruro sódico: Se utiliza para conservar los valores de glucosa en orina durante 24 horas.
  • Ácido Clorhídrico: Se utiliza para conservar la orina en un pH inferior a 3. Útil para determinar ácido vanilmandélico y aminoácidos.
  • Ácido acético: Se utiliza para conservar el pH en niveles comprendidos entre 6 y 7. Entre un pH ligeramente ácido a neutro. Se utiliza para mantener los niveles de porfirinas.
  • Timol: Útil para determinaciones de orina de 24 horas. Puede provocar la precipitación de proteínas, alterando su determinación.
  • Formol: No se debe utilizar para determinación de glucosuria y proteínas.

Toma de muestras de heces

El paciente debe recoger una pequeña muestra de heces en un bote de plástico con rosca. Se pueden utilizar los botes estériles para orina, pero hay que dejarle claro que las heces no deben entrar en contacto con la orina.

Las heces pueden depositarse en un orinal o en cualquier recipiente de plástico limpio, y de ahí obtener una pequeña muestra e introducirla en el bote mencionado. No deben entrar en contacto con papel higiénico, ya que pueden contener sales de bario que inhibirán el crecimiento de algunas bacterias.

Igual que con las muestras de orina, el paciente deberá lavarse la zona con agua y jabón, y enjuagarse con abundante agua limpia. De este modo evitaremos la contaminación de la muestra.

También es imprescindible incidirle al paciente que si las heces presentan sangre o alguna anomalía visual en alguna de sus partes, la muestra deberá extraerla de dicha zona.

Si la muestra no se va a poder analizar en las siguientes dos horas, deberá utilizar medios adecuados para su conservación:

  • Cary-Blair: Es un medio estándar que permite la conservación de los microorganismos presentes en las heces.
  • Alcohol de polivinilo: Es un fijador para el mantenimiento de huevos y parásitos presentes en las heces.
  • Hajna: Es un medio utilizado para la conservación de bacterias Gram negativas en las heces. Se usa sobre todo ante la sospecha de presencia de Salmonellas y Shigellas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies