Toma de muestras de líquidos

Toma de muestras de líquidos

En esta entrada vamos a tratar la toma de muestras de líquidos biológicos. Exceptuando, claro está, la toma de muestras de sangre y de muestras de orina, que se trataron por separado.

Los distintos tipos de líquidos biológicos los vimos en muestras biológicas humanas, donde comenzábamos con la introducción y las generalidades de la Toma de muestras biológicas.

Toma de muestras de líquidos

Las muestras de líquidos deben procesarse rápidamente y suelen tener prioridad sobre cualquier otro examen microbiológico. También debido al deterioro de las células presentes en la muestra.

Los líquidos biológicos tienen la peculiaridad de que pueden ser portadores de agentes causales muy infecciosos. Mycobacterium Tuberculosis, Neisseria Meningitidis o los virus del VIH y de la Hepatitis son algunos de ellos.

Consideraciones de la toma de muestras de líquidos

Existen una serie de consideraciones que deben tenerse en cuenta. Y debemos hacerlo porque suelen formar parte del protocolo de trabajo con estas muestras.

  • Recepción de la muestra: Como hemos mencionado anteriormente, los líquidos tienen prioridad sobre otras muestras. Hay que verificar que coincida la petición y también el aspecto de la muestra para anotarlo. Si la muestra es ictérica, turbia, sanguinolenta o porulenta es muy importante que se anote en el programa informático.
  • Recuento citológico: Se debe realizar un recuento mediante citometría de flujo o mediante cámara de Neubauer, Neubauer modificada, Thoma o Fuchs Rosenthal. Suelen realizarse recuentos de leucocitos y de hematíes.
  • Frotis: Normalmente el frotis se realiza en el laboratorio de microbiología, para realizar una Tinción de Gram.
  • Cultivo: La muestra se utilizará para realizar un cultivo. Suele utilizarse Agar sangre y/o Agar chocolate para su posterior incubación con unos parámetros definidos de temperatura y concentración de CO2, según dicte el protocolo del laboratorio.

Líquido cefalorraquídeo (LCR)

Esta muestra suele ser la más común. El LCR es un líquido que “baña” el Sistema Nervioso Central (SNC), aportándole los nutrientes necesarios para su funcionamiento. Otra de sus funciones es la protección del SNC.

La obtención del LCR la debe realizar personal facultativo experimentado, por punción lumbar. Se recogerá en tubos estériles de tapón a rosca y la técnica solo se llevará a cabo para el diagnóstico de algunos casos justificados:

  • Sospecha de Meningitis.
  • Sospecha de tumores.
  • Hemorragia subaracnoidea.
  • Esclerosis Múltiple.
  • Estudio de presión del LCR.
  • Realización de mielografía.

Generalmente el primer tubo será para estudio bioquímico, el segundo para estudio microbiológico y el tercero para investigación de células. No obstante, es buena práctica enviar a microbiología el tubo que presente mayor turbidez.

Para el estudio bioquímico es suficiente un volumen de 1 ml, aunque es preferible disponer de mayor cantidad. Para microbiología, especialmente si se van a investigar hongos, micobacterias o virus, es deseable extraer
volúmenes de más de 2 ml.

En caso de que la muestra no pueda enviarse inmediatamente al laboratorio de microbiología, se conservará en estufa a 37ºC. Si no se dispone de estufa se podrá inyectar en un frasco de hemocultivo y mantener a temperatura ambiente.

Si por cualquier motivo se produce una demora de entrega del líquido destinado al examen bioquímico, la muestra debe conservarse en nevera a 4ºC. Las muestras de LCR para el estudio de virus se enviarán en hielo, y si el envío se retrasa más de 24 horas se deberá conservar a –70º C.

Líquido Sinovial

Dentro de la toma de muestras de líquidos podemos destacar especialmente al LCR. Pero otro líquido que suele verse asiduamente en el laboratorio es el líquido sinovial que “baña” las distintas articulaciones existentes en nuestro organismo.

Los lugares de punción son rodilla, hombro, cadera, codo, muñecas y tobillos, y la técnica recibe el nombre de artrocentesis. Consiste en punzar la articulación para llegar a la cavidad sonovial y extraer el líquido. Se usará una jeringa con heparina sódica, nunca con EDTA, heparina de litio u oxalato, porque interferirán en el estudio microscópico al formar cristales.

Otra consideración importante es la posibilidad de que el paciente esté en ayunas las 6-8 horas previas a la punción. De este modo, la glucosa plasmática y la presente en el líquido sinovial se equilibran.

Una vez realizada la punción es importante anotar la cantidad extraída. Si la articulación está sana es muy posible que se obtenga una punción seca, es decir, que no se extraiga líquido, debido a que en condiciones normales el líquido sinovial es mínimo.

Una vez anotada la cantidad de líquido sinovial extraída, se distribuirá en tres tubos:

  • 1-5 ml en tubo con heparina para observación al microscopio.
  • 5-10 ml en tubo con heparina para estudio microbiológico.
  • El resto de la muestra en tubo sin anticoagulante para estudio bioquímico. Si la muestra se coagula se anotará.

Líquido Amniótico

El líquido amniótico es aquel que llena la placenta y recubre al feto, facilitando su desarrollo. La técnica por la cual se extrae dicho líquido recibe el nombre de amniocentésis, y consiste en punzar el amnios por vía abdominal o vaginal para extraer 10-20 ml de muestra.

Es una técnica muy delicada que se apoya en el uso del ecógrafo para minimizar los riesgos. Dichos riesgos son considerables y amenazan tanto a la madre como al feto.

La muestra de líquido amniótico se centrifugará para obtener una fracción de componentes celulares, que se someterán a análisis citogenéticos y bioquímicos, mediante cultivos celulares (2-3 semanas) y un sobrenadante para determinaciones bioquímicas y otros estudios.

La amniocentesis está indicada para los siguientes casos:

  • Historial familiar de anomalías cromosómicas.
  • Padres portadores de mosaicismo o translocación equilibrada.
  • Antecedentes de hijo con anomalía cromosómica.
  • Enfermedad genética ligada al sexo.
  • Edad materna avanzada.
  • Enfermedades de herencia mendeliana.
  • Embarazo de riesgo por defectos del tubo neural.
  • Detección de trastornos congénitos detectables mediante estudio bioquímico.
  • Exposición a factores mutagénicos.
  • Abortabilidad repetida.
  • Ansiedad de los padres.

Líquido Pleural

Se llama líquido pleural al líquido comprendido entre las dos hojas de la pleura, membrana que recubre los pulmones. Este líquido tiene la función de facilitar la movilización normal de los pulmones a la hora de respirar.

La extracción de una muestra pleural se lleva a cabo utilizando la técnica de la toracocentesis. Técnica que también se emplea para extraer acumulación de líquido o aire en neumotorax, hemotorax, hemoneumotorax y neumotorax a tensión.

Las muestras de líquido pleural con fines analíticos se emplean para:

  • Estudio citológico. La muestra se introduce en un tubo con EDTA.
  • Estudio bioquímico. La muestra se introduce en un tubo heparinizado.
  • Tinciones y cultivos para estudios microbiológicos.
  • Determinación de pH. La muestra se introduce en una jeringa heparinizada transportada en frío.

Líquido Pericárdico

El pericardio es una membrana de doble capa (serosa y fibrosa) que envuelve el corazón. Entre ambas capas se encuentra el líquido pericárdico con la misma finalidad que el líquido pleural en el pulmón, lubricar y favorecer el movimiento del órgano permitiendo el deslizamiento de una capa sobre la otra.

El líquido pericárdico suele tener un volumen normal de 50 ml, mientras que en estados patológicos, con edema, puede llegar a acumular hasta un litro, pudiendo ocasionar un taponamiento cardiaco severo.

Se suelen sacar tres tubos, uno de ellos anticoagulado, y se realizan determinaciones bioquímicas, microbiológicas y citológicas (recuentos en cámara como en el resto de muestras).

Líquido Ascítico

También llamado líquido peritoneal, es un líquido estéril que lubrica la superficie del tejido que recubre la pared abdominal y la cavidad pelviana. Además, cubre la mayoría de los órganos del abdomen.

El líquido se obtiene mediante la técnica de paracentesis, que a grandes rasgos es una punción abdominal para la extracción de líquido ascítico.

Se suele emplear para estudios bioquímicos, recuento citológico, hemocultivos y estudios microbiológicos en placas de petri con medios de cultivo determinados por protocolo. También se realiza una tinción de Gram.

2 comentarios en “Toma de muestras de líquidos

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies