Tinción de Wright

La tinción de Wright es una tinción hematológica que utiliza un colorante tipo Romanowsky. Esta práctica, que realicé durante mis estudios de la asignatura de Hematología, complementa perfectamente la temática de tinciones hematológicas.

Tinción de Wright

Título

Tinción de Wright.

Objetivo

Aprender a realizar, de manera correcta, la tinción de Wright.

Fundamentos

Las tinciones hematológicas se pueden definir como el conjunto de técnicas necesarias para teñir y diferenciar los distintos componentes celulares de la sangre. Estos componentes conforman la fracción forme de la sangre, y gracias a las tinciones se pueden diferenciar en un microscopio óptico.

Las técnicas en que se basan las tinciones hematológicas hacen uso de colorantes. Éstos interactúan con los componentes celulares dispuestos a modo de frotis sanguíneo sobre un portaobjetos. Los colorantes son sustancias capaces de fijarse selectivamente según su afinidad química.

Un colorante tipo Romanowsky está basado en el uso de una mezcla formada por un colorante ácido (eosina) y uno o varios colorantes básicos (azul de metileno, azur A, azur B y azur C). Las tinciones que se realizan con este tipo de colorante se denominan tinciones panópticas o tinciones tipo Romanowsky.

La tinción de Wright está catalogada como tinción tipo Romanowsky. Del mismo modo que su colorante, que da nombre a la tinción, está catalogado también como colorante tipo Romanowsky.

Material

  • Frotis sanguíneo seco y rotulado.
  • Cubeta.
  • Varillas paralelas.
  • Frasco lavador con agua destilada.
  • Pipetas pasteur.
  • Cronómetro.

Reactivos

  • Colorante de Wright.

Técnica

  1. Llenar de agua la cubeta para que los colorantes no se peguen al fondo.
  2. Colocar las varillas paralelas sobre los bordes de la cubeta.
  3. Colocar las extensiones sanguíneas sobre las varillas paralelas.
  4. Cubrir las extensiones con un volumen conocido de solución de Wright durante dos minutos. Se producirá la fijación de la extensión.
  5. Añadir el mismo volumen de agua destilada, soplando ligeramente con la pipeta para homogeneizar la mezcla, durante 3-4 minutos. Se producirá la tinción de la extensión.
  6. Lavar los frotis teñidos con agua destilada hasta eliminar los restos de colorante.
  7. Secar las extensiones al aire.
  8. Observar las preparaciones al microscopio óptico para comprobar la calidad de la tinción.

Resultados

Tinción de WrightProcediendo a la tinción.

Frotis teñidos secándose.

tinción de wrightArtefacto. Cúmulo de células en el frotis. Objetivo 40X (Resolución 400X).

Tinción de WrightBasófilo. Objetivo 40X (Resolución 400X).

En la primera imagen se pueden apreciar las extensiones sanguíneas que se tiñeron con la solución de Wright. En la segunda imagen podemos ver dos extensiones secándose al aire, apoyadas sobre un frasco de un reactivo, probablemente un colorante de otra tinción tipo Romanowsky.

La tercera imagen es una observación al microscopio óptico de una de las preparaciones. Podemos observar un artefacto, un cúmulo de células desconocidas que han adquirido una coloración basófila. No se aprecia en la imagen, pero al microscopio se podían observar hematíes sin teñir rodeando el cúmulo celular.

La cuarta y última imagen revela un campo de una de las extensiones, en la que se puede apreciar el leucocito más difícil de visualizar, un basófilo. Este ejemplar de leucocito es el que figura en menor proporción en sangre periférica, tal y como podremos ver en futuras prácticas.

Observaciones

  • La mala calidad de las imágenes se debe a que son fotografías de imágenes impresas en la práctica que entregué, en papel, en su momento. Desgraciadamente, las imágenes originales he debido extraviarlas en algún momento porque he sido incapaz de encontrarlas.
  • Durante la práctica, por necesidad, se utilizó agua desionizada en lugar de agua destilada.
  • Esta práctica se realizó paralelamente a otras tinciones tipo Romanowsky. Otros grupos se encargaron de hacer las tinciones de May-Grünwald, May-Grünwald-Giemsa y Giemsa.
  • La tinción de Wright resultó ser la que mejor resultado obtuvo. Junto a la tinción de May-Grünwald-Giemsa, son consideradas las tinciones con mejor resolución de entre las tinciones tipo Romanowsky.
  • Los que optaron por usar sangre venosa con unos cuantos días de antigüedad desde su extracción, se encontraron con un problema. Debido a la vejez de la sangre, los núcleos de los neutrófilos estaban picnóticos.
  • Cometimos el error de colocar demasiados portaobjetos encima de las varillas de tinción, provocando que contactaran unos con otros, rompiendo la tensión superficial del colorante sobre la superficie. El resultado del error fue la mala tinción de algunos de los frotis sanguíneos, porque la cantidad de colorante no estaba en su debida proporción, tal y como marca la técnica. Finalmente, las preparaciones que no entraron en contacto unas con otras, obtuvieron un resultado mucho más acorde con lo que se esperaba.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies