Tinción de Giemsa

Tinción de Giemsa

La tinción de Giemsa es una tinción hematológica que utiliza un colorante tipo Romanowsky. Esta práctica, que realicé durante mis estudios de la asignatura de Hematología, complementa perfectamente la temática de tinciones hematológicas.

Tinción de Giemsa

Título

Tinción de Giemsa.

Objetivo

Aprender a realizar, de manera correcta, la tinción de Giemsa.

Fundamentos

Las tinciones hematológicas se pueden definir como el conjunto de técnicas necesarias para teñir y diferenciar los distintos componentes celulares de la sangre. Estos componentes conforman la fracción forme de la sangre, y gracias a las tinciones se pueden diferenciar en un microscopio óptico.

Las técnicas en que se basan las tinciones hematológicas hacen uso de colorantes. Éstos interactúan con los componentes celulares dispuestos a modo de frotis sanguíneo sobre un portaobjetos. Los colorantes son sustancias capaces de fijarse selectivamente según su afinidad química.

Un colorante tipo Romanowsky está basado en el uso de una mezcla formada por un colorante ácido (eosina) y uno o varios colorantes básicos (azul de metileno, azur A, azur B y azur C). Las tinciones que se realizan con este tipo de colorante se denominan tinciones panópticas o tinciones tipo Romanowsky.

La tinción de Giemsa está catalogada como tinción tipo Romanowsky. Del mismo modo que su colorante, que da nombre a la tinción, está catalogado también como colorante tipo Romanowsky.

El colorante de Giemsa es una solución en metanol de un colorante ácido (eosina) y dos colorantes básicos (azur y azul de metileno). Estos colorantes teñirán las estructuras celulares dependiendo de su carácter ácido o básico.

Material

  • Frotis sanguíneo seco y rotulado.
  • Cubeta.
  • Varillas paralelas.
  • Frasco lavador con agua destilada.
  • Pipetas pasteur.
  • Cronómetro.

Reactivos

  • Metanol como solución fijadora.
  • Colorante de Giemsa.

Técnica

  1. Llenar de agua la cubeta para que los colorantes no se peguen al fondo.
  2. Colocar las varillas paralelas sobre los bordes de la cubeta.
  3. Colocar las extensiones sanguíneas sobre las varillas paralelas.
  4. Cubrir las extensiones con metanol y esperar 4-5 minutos.
  5. Decantar para eliminar el metanol.
  6. Cubrir las extensiones con solución extemporánea de Giemsa recién diluída a 1/10 (1 gota de Giemsa por 9 gotas de agua destilada) y dejar actuar durante 25 minutos.
  7. Lavar las extensiones con agua destilada para eliminar los restos de colorante.
  8. Secar las extensiones al aire, colocas en vertical.
  9. Observar los frotis sanguíneos teñidos al microscopio óptico.

Resultados

Tinción de GiemsaFiltrando el colorante de Giemsa

tinción de giemsaFijando los frotis sanguíneos con metanol.

Tinción de GiemsaTubos con el colorante disuelto en proporción 1:9

Tinción de GiemsaTiñendo las preparaciones mediante la técnica de inundación-decantación.

Tinción de GiemsaSecando las extensiones sanguíneas una vez han sido teñidas y lavadas.

La tinción no salió del todo bien. En el mejor de los casos el citoplasma de los neutrófilos no se tiñó. Tan solo se apreciaba el núcleo de los mismos.

Se desconoce el motivo por el cual salió dicho resultado. La tinción salió virada al rojo, con una coloración más acidófila de lo que sería considerado normal. Los tiempos se cumplieron a rajatabla y el colorante se filtró previamente.

Además, los frotis sanguíneos, como se pueden apreciar en una imagen superior, eran más gruesos de lo que sería deseable. Este hecho es motivo de una coloración basófila más pronunciada, es decir, el resultado debería haber sido justo el contrario; una coloración más basófila de lo normal.

El resultado podría haberse debido a un pH no idóneo del colorante. O bien podría haberse debido, con mayor probabilidad, a un lavado excesivo post-tinción.

Tinción de GiemsaObjetivo 40X del microscopio óptico (400X de resolución).

Observaciones

  • Durante la práctica, por necesidad, se utilizó agua desionizada en lugar de agua destilada.
  • Esta práctica se realizó paralelamente a otras tinciones tipo Romanowsky. Otros grupos se encargaron de hacer las tinciones de May-Grünwald, May-Grünwald-Giemsa y Wright. Los resultados obtenidos en las otras tinciones también dejaron que desear, siendo la tinción de Wright la que obtuvo el mejor resultado.
  • Los que optaron por usar sangre venosa con unos cuantos días de antigüedad desde su extracción, se encontraron con un problema. Debido a la vejez de la sangre, los núcleos de los neutrófilos estaban picnóticos.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies