Riesgos físicos en el laboratorio

Riesgos físicos en el laboratorio

Con anterioridad definimos los riesgos en el laboratorio y todos sus conceptos relacionados. También identificamos los tipos de riesgo que nos podíamos encontrar en un laboratorio clínico: físicos, químicos y biológicos. Y, además, hemos visto las normas de seguridad, las emergencias y sus elementos de actuación, y los EPI. Ahora veremos en profundidad los riesgos físicos en el laboratorio.

Antes de comenzar, hay que ser conscientes de que los riesgos químicos y biológicos suelen ser mayores en un laboratorio de análisis clínico. Y no porque los riesgos físicos puedan llegar a ser menos dañinos, en absoluto. La diferencia la rigen la cantidad de factores de riesgo. Es decir, si en un laboratorio, tirando por lo bajo, manejamos 50 productos químicos corrosivos y 300 muestras biológicas al día, resulta obvio que la probabilidad de sufrir un accidente químico o biológico son superiores a la probabilidad de sufrir un accidente físico.

Este es el principal motivo por el que hay ingente información sobre riesgos químicos y biológicos en el laboratorio. Mientras que sobre riesgos físicos hay poca cantidad.

En cambio, los riesgos físicos son más propensos a producir emergencias. Llegados a este punto es importante que diferenciemos urgencia de emergencia. Una emergencia requiere de atención médica inmediata debido a la alta probabilidad de perder la vida:

  • Parada Cardio-Respiratoria
  • Sufrir un corte con sección arterial que provoque una hemorragia muy abundante
  • Inconsciencia
  • Asfixia
  • Electrocución
  • Sufrir quemaduras severas químicas o físicas (depende del grado y del porcentaje)
  • Etc.

Mientras que ante una urgencia, la asistencia médica, según la fuente consultada, puede demorarse hasta un periodo de 2-6 horas. Esto es debido a que la vida de la persona no corre peligro inmediato:

  • Ingestión o broncoaspiración de sustancias químicas.
  • Exposición a agentes biológicos infecciosos.
  • Sufrir un traumatismo o fractura leve
  • Sufrir un corte que no implique probabilidad “inmediata” de Shock hipovolémico
  • Quemaduras físicas o químicas de 1º o 2º grado con bajo porcentaje.
  • Etc.

Que un producto corrosivo alcance un ojo requiere de un lavado y atención médica inmediatos. ¿Peligro por perder la vida? Prácticamente ninguno. ¿Peligro por perder la funcionalidad del ojo? Muy alto si no se trata de inmediato.

Si nos exponemos al virus del VIH tendremos que hacer uso de profilaxis anti-retroviral inmediata. ¿Peligro por perder la vida? Prácticamente ninguno a años vista. ¿Peligro por infectarnos del virus? Muy alto si no comenzamos a tratarnos de inmediato con profilaxis post-exposición.

Con algunas enfermedades infecciosas nos exponemos a perder la vida en cuestión de unos pocos días. Incluso con tratamiento y supervisión médica (Virus Ébola). Y sin ella, una infección por Vibrium Cholerae, agente causal del Cólera, puede acabar con nosotros en apenas 24 horas.

También existen casos de personas que han perdido miembros del cuerpo por no curarse a tiempo heridas, cortes o perforaciones que, de otro modo, hubiesen sido simples cicatrices. Eso sin tener en cuenta a los que han sucumbido ante una septicemia por una enfermedad infecciosa no tratada.

El hecho de que urgencia y emergencia se distingan por su riesgo vital es por el simple hecho de que la vida predomina sobre la función, pero ésto sería asaltar temario de Emergencias Sanitarias. El objetivo era entender los diversos matices que nos podemos encontrar en esta temática. Y sobre todo, tener clara la importancia de conocer muy bien los diversos riesgos a los que nos enfrentamos en un laboratorio y las consecuencias que pueden tener para nuestra salud todos ellos.

Riesgos físicos en el laboratorio

Los riesgos físicos en el laboratorio se pueden agrupar de la siguiente manera:

  • Mecánicos: Tienen que ver con cualquier aparato del laboratorio. Uno de los ejemplos que se suelen utilizar es el Microtomo del Laboratorio de Anatomía Patológica. Referente al Laboratorio Clínico y Biomédico, o de Diagnóstico Clínico, el uso de autoanalizadores está a la orden del día. La mecanización de múltiples técnicas facilita la vida al Técnico de Laboratorio y permite agilizar el análisis de una gran cantidad de muestras biológicas en menor tiempo, pero traen consigo una serie de riesgos bastante evidentes, ya que no es nada recomendable introducir la mano cuando los Racks están girando o cuando el autoanalizador trata de conseguir una muestra procedente de algún Rack.
  • Térmicos: El laboratorio está dotado de neveras, congeladores, incubadoras… Los riesgos térmicos son evidentes y pueden producirnos quemaduras de diversa índole. Si el laboratorio cuenta con Mecheros Bunsen el riesgo aumenta. La calefacción y el aire acondicionado también pueden suponer un riesgo para la salud del trabajador. Si el aire acondicionado no funciona en un laboratorio, con múltiples aparatos funcionando y emitiendo calor, puede repercutir en el rendimiento y en la salud del trabajador.
  • Eléctricos: En un laboratorio acaba siendo el principal riesgo físico. Y si no es el principal, al menos sí es el más peligroso. Esto es debido a que todo el aparataje del laboratorio, térmico o mecánico, necesita electricidad. Cortocircuitos que provoquen incendios o electrocuciones son algunos de los peligros que presentan.
  • Radiaciones: Sean ionizantes o no ionizantes suponen un riesgo que hay que tener muy en cuenta. Toda exposición, sea Gamma, Beta o UVA, suma, y las patologías derivadas de una exposición prolongada y desmedida son muy importantes.

También habría que citar otros riesgos físicos como el ruido y las vibraciones (mecánicos), la humedad (térmicos) e incluso la iluminación y la disposición del material del laboratorio.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies