Qué hacer ante el frío intenso

Qué hacer ante el frío intenso

Qué hacer ante el frío intenso no es una cuestión que se pregunte mucha gente. Si no nos falta una buena alimentación, ropa de abrigo y calefacción en casa, el frío no es un problema. La mayoría de la gente no sabrá contestar más allá de un “te mueres de frío” si les preguntas qué ocurriría si no tenemos los medios adecuados para combatir un frío de este calibre.

Desconocemos lo que le ocurre al cuerpo y cuál es la población de riesgo. Todo lo contrario que en verano, donde los telediarios nos bombardean ante las olas de calor. ¿Y ante las olas de frío? Información incompleta repleta de paisajes nevados con gente poniendo cadenas en los coches. Es comprensible teniendo en cuenta el clima de nuestro país, pero eso nos puede causar problemas.

Existen casos de personas que haciendo trekking se han perdido y han fallecido por hipotermia en la montaña. Y cuántas veces no habrán visto los servicios de emergencia accidentes de tráfico en pleno invierno, con el accidentado tumbado en la carretera lleno de abrigos por encima mientras 3/4/5 personas tiritan de frío a su alrededor porque ninguno de los titulares de los vehículos detenidos ha sopesado la posibilidad de echar una manta en el maletero… o una simple manta de aluminio en la guantera.

Qué hacer ante el frío intensoDesarrollo de la entrada: Qué hacer ante el frío intenso

Nuestro clima es una gran suerte, pero los inviernos y el frío hacen daño. Especialmente en el norte de la península, donde pueden amanecer las playas con heladas.

En esta entrada trataremos de dar la importancia que se merece a un tema tan importante como este. Debemos tener en cuenta que la exposición ambiental, el viento, el agua, la humedad, la nieve y el contacto directo con objetos fríos son los exponentes, y los agravantes, del contacto con el frío intenso o extremo.

Conocer los riesgos y las estadísticas nos ayudarán a comprender la importancia de unas pautas de prevención. En ningún caso hay que perderle el respeto al frío, aunque vivamos en una burbuja confortable de economía desahogada, calefacción 24 horas y un trabajo al abrigo y resguardo del frío. No hace falta consultar los libros de historia, nos basta con echar la vista hacia atrás, unos años, para comprender que una situación confortable puede desaparecer cuando menos nos lo esperemos.

¿Cómo reacciona el cuerpo humano ante el frío intenso o extremo?

La temperatura del cuerpo humano oscila entre los 36ºC y los 37ºC. El encargado de su manutención es nuestro termómetro: el hipotálamo. Él detecta de inmediato una condición de pérdida de temperatura y pone en marcha los mecanismos necesarios para salvaguardarla:

  • Vasoconstricción periférica: Cuando estamos en un ambiente frío las zonas acras, las manos y los pies, son los primeros en verse afectados. Para mantener la temperatura, el hipotálamo envía señales nerviosas que activan la vasoconstricción periférica. De este modo la circulación sanguínea en las extremidades se ve reducida para salvaguardar la temperatura en los órganos principales. Y lo hace hasta el punto de sacrificar el miembro si es necesario. Muchos alpinistas profesionales han perdido dedos de manos y de pies. E incluso una buena porción de una extremidad por congelación.
  • Contracción muscular: El hipotálamo produce contracciones musculares involuntarias. Éstas aumentan el tono muscular o contracción basal que tienen los músculos. Un “escalofrío” es una buena prueba de ello, cuyo fin es el de generar calor. Pueden llegar a ser perceptibles, como los temblores, las tiritonas o el castañeo de dientes. La finalidad es la de consumir energía para generar calor.
  • Piloerección: También llamado comúnmente “piel de gallina”. Es un mecanismo inútil, cuya función se ha perdido con la evolución. Consiste en elevar el vello corporal para generar una capa de aire caliente aislante contra el frío. Debido a la evolución hemos perdido el vello corporal que antaño nos protegió. El mecanismo es un vestigio evolutivo que aún continúa funcional en nuestro ADN.

Hipotermia

Puede ocurrir que las medidas preventivas -de las que hablaremos después- fracasen, por insuficiencia o inexistencia. También puede ocurrir que el frío sea tan intenso que el hipotálamo fracase con sus medidas. Si todo esto ocurre, la temperatura corporal descenderá por debajo de los 35ºC. Entonces podremos decir que el cuerpo estará entrando en hipotermia.

  • Se considera hipotermia leve cuando la temperatura corporal se sitúa entre 33ºC y 35ºC. Este estado va acompañado de temblores, confusión mental y movimientos torpes.
  • La hipotermia moderada se sitúa entre los 30ºC y los 33ºC. Este estado va acompañado de los síntomas anteriores más desorientación, semi-inconsciencia y pérdidas de memoria.
  • Finalmente, la hipotermia grave se produce cuando la temperatura corporal es inferior a 30ºC. Se produce inconsciencia, midriasis, hipotensión y latidos cardíacos muy débiles, casi indetectables.

Qué hacer ante el frío intensoPrimera parte de la tabla.

Entre los 28ºC y los 32ºC se desarrollan fibrilación auricular y bradicardias extremas. Por debajo de 28ºC de temperatura nos podemos encontrar con una parada cardiorrespiratoria (PCR). Sin embargo, cuando la temperatura central oscila entre los 26.7ºC y los 28ºC, cualquier estímulo físico sobre el corazón puede causar fibrilación ventricular (FV), estado ideal del corazón en una PCR para que una reanimación/resucitación cardio-pulmonar instrumental (RCP instrumental/avanzada) triunfe y esa vida salga adelante.

Qué hacer ante el frío intensoSegunda parte.

En todos los casos denominados de “hipotermia accidental”, todos los profesionales extrahospitalarios extienden la RCP bastante por encima de los tiempos estipulados ante una PCR. En el famoso libro PHTLS (Pre Hospital Trauma Life Support), en su sexta edición, se recoge el caso de un adulto que sobrevivió tras 80 minutos sumergido en agua. Dicha persona fue encontrada en PCR con la menor temperatura registrada en un paciente superviviente: 13.7ºC. La paciente, una mujer de 29 años de edad, sobrevivió y tuvo una recuperación fisiológica y neurológica normal.

Congelaciones y otras lesiones

El frío intenso puede provocar otro tipo de problemas, además de la hipotermia. Las congelaciones y las lesiones por frío distintas de las congelaciones (LFDC) son algunas de ellas.

Dentro de las congelaciones podemos encontrar que son de tres o de cuatro grados. En ambos casos dependerá de la fuente que consultemos. Aquí, para simplificar, optaremos por una clasificación de tres grados:

  • Congelaciones de primer grado: Palidez extrema sin dolor al principio. Afecta a la epidermis.
  • Congelaciones de segundo grado: La zona congelada empieza a ponerse amoratada. Presencia de ampollas o flictenas, con plasma y/o hematíes en su interior, afectando a dermis y epidermis. Sensación de tensión en la zona y dolor. Éste aumenta al aplicar calor.
  • Congelaciones de tercer grado: Las lesiones son profundas, con destrucción de los tejidos. Hay necrosis en tejidos musculares y óseos. Este tipo de congelaciones son causa de amputaciones a alpinistas profesionales en sus miembros distales.

Las lesiones por frío distintas de las congelaciones (LFDC) suelen afectar casi en exclusiva a los pies. Se les denomina pies de trinchera o pies de inmersión, y al igual que las congelaciones cursan con varios grados, siendo el último el más grave y que puede acabar en necrosis, con amputación final del miembro. Estas lesiones no cursan con congelación tisular, pero sí pueden coexistir con lesiones de congelación.

Existen más tipos de lesiones, menos graves, que cursan con el frío intenso. La urticaria o la perniosis (sabañones) son algunas de ellas. También existen enfermedades que cursan con el frío, como la anemia hemolítica autoinmune por crioaglutininas. Pero de esta enfermedad hablaremos en el futuro.

Estadísticas y población de riesgo

Llegados hasta este punto hemos podido comprobar lo que el frío intenso puede causarnos. Ahora trataremos de mostrar estadísticas que confirmen la importancia de este tema.

Según la sexta edición del PHTLS, hubo 13970 muertes involuntarias por hipotermia en EEUU. En un periodo comprendido entre 1978 y 1998, saliendo a 699 muertes por año. Se trata de una cifra nada desdeñable y que puede hacer que miremos a la calefacción y las paredes de nuestra casa con unos ojos diferentes. Otra cifra impactante es que de esas casi 14000 muertes, 6857 fueron de personas de 65 años o más. La estadística recogida en el libro continúa dando detalles, hasta dar con los factores principales de dichas muertes:

  • Condiciones socioeconómicas.
  • Ingesta de alcohol.
  • Malnutrición.
  • Edad (muy jóvenes y ancianos).

En el artículo sobre hipotermia en la Wikipedia encontramos una estadística del año 2001 en EEUU. Y viene a confirmar la estadística recogida en el PHTLS durante 20 años:

Qué hacer ante el frío intensoGráfica extraída de la Wikipedia

En la gráfica observamos como las muertes por hipotermia se incrementan exponencialmente según la edad. Esto viene a confirmar que la población de riesgo del frío extremo es idéntica a la del calor: niños y, especialmente, la tercera edad.

Además, recientemente, una ola de frío que azotó a Europa acabó con más de 80 muertos en 10 países diferentes. Y como habréis podido comprobar, en estas estadísticas solo se recogen los fallecidos. En ningún caso se han recogido hipotermias recuperadas, congelaciones y otro tipo de lesiones causadas por el frío. También hay que tener en cuenta estos casos, cuyos números serán muy superiores.

Factores de riesgo

Los manuales de primeros auxilios amplían el abanico de factores que influyen en la exposición al frío intenso. La hipotermia, las congelaciones y el resto de lesiones relacionadas con el frío se ven influenciadas por los siguientes factores:

  • Humedad.
  • Viento.
  • Cambios bruscos de temperatura.
  • Altitud.
  • Falta de riego sanguíneo (isquemia).
  • Hambre o desnutrición.
  • Alcohol y tabaco.
  • Sedentarismo.
  • Edades extremas: niños y tercera edad.
  • Personas con patologías de base, especialmente aquellas con patologías cardiacas y/o respiratorias.
  • Contacto directo prolongado con objetos, sustancias o líquidos con una temperatura bastante inferior a la nuestra.

Protección Civil: El frío intenso

La Dirección General de Protección Civil lleva muchísimos años abordando esta serie de temas. Sin embargo, siguen ciñéndose a la prevención, recursos básicos y planes de actuación existentes. Se echan en falta informaciones, estudios y datos que avalen la importancia de dicha prevención. Información que podría ayudar mucho a la concienciación colectiva.

Qué hacer ante el frío intensoWeb oficial de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias

En cualquier caso conviene que tengamos en especial consideración la información que Protección Civil nos ofrece.

Protección Civil: Definiciones

Como comentaba en el apartado anterior, la información que podemos encontrar sobre el frío es escueta. Protección Civil España nos propone en su presentación tres definiciones: ola de frío, temperatura mínima extrema y helada. No por ser escueta es menos importante, asi que conviene conocer cada una de las definiciones.

Se considera ola de frío un enfriamiento importante del aire o una invasión de aire muy frío sobre una zona extensa. Las temperaturas alcanzadas durante una ola de frío se sitúan dentro de los valores mínimos extremos.

Se entiende por temperatura mínima extrema el valor más bajo alcanzado en un período de tiempo determinado.

La helada consiste en una congelación directa de la humedad del suelo. No es un fenómeno estrictamente meteorológico porque no se forma en la atmósfera, pero está directamente relacionado con la temperatura que será determinante.

Protección Civil: Qué hacer ante el frío intenso. Prevención y Medidas de Autoprotección.

La Dirección General de Protección Civil, antes de dar una serie de recomendaciones, pone de manifiesto cómo y de qué manera se harán efectivas unas recomendaciones más explícitas según la gravedad del temporal:

Protección Civil, en colaboración con la Agencia Estatal de Meteorología, se encarga de informar a los ciudadanos, a través de los medios de comunicación, de aquellos fenómenos meteorológicos que pueden dar lugar a situaciones de riesgo.

La Dirección General de Protección Civil y Emergencias recomienda a los ciudadanos que se protejan y extremen las precauciones ante los riesgos derivados de temperaturas extremas por frío, con especial atención a los colectivos más vulnerables. Aconseja estar informado a través de los medios de comunicación y seguir las recomendaciones.

Por suerte, para quien va buscando medidas preventivas sin que haya temporal a la vista, se exponen una serie de recomendaciones para según qué situaciones. Recomendaciones o medidas de autoprotección que debemos considerar seriamente.

Qué hacer ante el frío intenso si se va a viajar

  • Solicitar información previa del estado de las carreteras y de la situación meteorológica.
  • Evitar el viaje en coche siempre que no sea necesario y utilizar, a ser posible, transporte público.
  • En caso de ser imprescindible la utilización del vehículo, revisar neumáticos, anticongelante y frenos. Además, hay que tener la precaución de llenar el depósito de gasolina, llevar cadenas y elementos de abrigo.
  • Así mismo, es recomendable llevar un teléfono móvil y dispositivo de alimentación del mismo.
  • Ir muy atento para tener especial cuidado con las placas de hielo. Es difícil determinar en qué lugar del trayecto pueden haberse formado, aunque generalmente las zonas de umbría son las más habituales.

Qué hacer ante el frío intenso si queda atrapado por la nieve

  • Debe permanecer en el coche, si el temporal le sorprende dentro del mismo.
  • Asimismo, es conveniente mantener el motor del vehículo encendido y la calefacción puesta, cuidando renovar cada cierto tiempo el aire. Es muy importante evitar quedarse dormido.
  • Comprobar que se mantiene libre, en todo momento, la salida del tubo de escape para que el humo no penetre en el coche.
  • Si es posible, intente sintonizar las emisoras de radio, que seguramente le informarán de las predicciones meteorológicas, las informaciones oficiales sobre el estado de la situación y las indicaciones que se dén al respecto.

Qué hacer ante el frío intenso en la montaña

  • Si se van a realizar excursiones a la montaña, es conveniente adoptar una serie de precauciones, tales como: Informarse de la predicción meteorológica de la zona a la que piensa dirigirse e ir adecuadamente equipado.
  • Elegir la zona adecuada, en función de la preparación física y del conocimiento que se tenga de la montaña.
  • Informarse de la localización de los refugios o cabañas donde resguardarse en caso de descenso brusco de temperaturas, tormentas u otras condiciones meteorológicas adversas y llevar teléfono móvil.
  • Prestar atención y respetar las indicaciones de los carteles y otras señalizaciones sobre riesgos de la montaña.
  • Tener en cuenta que los cambios bruscos de tiempo pueden ser frecuentes en la montaña.

Protección Civil: Qué hacer ante el frío intenso. Material específico.

Protección Civil pone énfasis en la ropa de abrigo, pero no estaría de más ampliar un poco esa información. Es cierto que el que se vaya a la montaña a hacer una ruta senderista se va a informar primero. Y en la red hay infinidad de videos y páginas que hablan sobre temas como las tres capas. Pero no estaría de más que se especificase un poco más, aunque fuese de forma básica.

Si se va a hacer uso del coche en pleno temporal de frío, conviene echar, como poco, una manta en el maletero. Existe otro tipo de manta que ocupa aún menos, cuesta poco y puede ir siempre en la guantera. También puede ir en mochilas, bandoleras o riñoneras. Hablo particularmente de la manta térmica de aluminio, también llamada manta de emergencia. Se trata de un material muy simple, tan simple que te puede salvar la vida ante una emergencia.

Qué hacer ante el frío intensoManta térmica de aluminio. Buena, bonita y barata. Ocupa muy poco espacio.

En términos de ropa conviene informarse bien de las tres capas. De este modo conseguimos, entre capa y capa, crear una cámara de aire caliente que nos aisla del frío. También es imprescindible el uso de gorros, guantes, bragas/bufandas y cualquier prenda que evite que perdamos calor a través de zonas expuestas de nuestro cuerpo. El calzado y los calcetines son otra cosa a tener en cuenta ante la previsión de frío, y si nuestra intención es irnos a la montaña adquieren aún más importancia si cabe.

Cargar nuestro teléfono móvil

Protección Civil también pone énfasis en la carga de batería de nuestro teléfono móvil. Además de nuestro cargador es conveniente llevar un adaptador que vaya al mechero del coche, de este modo podremos recargar el móvil en el coche.

Otra opción muy buena es un Powerbank. No es ni más ni menos que una batería externa con la que podemos cargar nuestro teléfono móvil. Puede resultar crucial si estamos atrapados en un temporal y no tenemos a mano un enchufe o un vehículo. También si nos perdemos en la montaña y necesitamos ser localizados y rescatados. Los hay de diversos tamaños y capacidades, los más grandes permiten cargar nuestro móvil varias veces.

Qué hacer ante el frío intensoPowerbank estándar

Cuando la prevención ha sido insuficiente: Primeros auxilios ante el frío

Puede ocurrir que un temporal de frío nos sorprenda. También que nuestras medidas de prevención sean insuficientes. O puede que suframos algún accidente que nos exponga a un frío intenso y nos cause lesiones (perdernos en la montaña en verano y sufrir una noche con temperaturas frías con poca ropa). O puede que, simplemente, nos encontremos con alguna persona que haya sido víctima de una falta de previsión o del desconocimiento, y por ende necesite nuestra ayuda.

Cuando las barreras de prevención, propias o ajenas, han sido superadas, conviene saber qué hacer ante los casos de hipotermia, congelaciones u otro tipo de lesiones causadas por el frío extremo.

En primer lugar, siempre, se debe ejecutar la Conducta PAS. Y en el último paso, socorrer, haremos lo siguiente:

Hipotermia

El tratamiento inicial para todos los pacientes con hipotermia leve conlleva los siguientes pasos, que además sirven para prevenir que la hipotermia empeore:

  • Retirar toda la ropa húmeda o mojada, ya que aumentan la pérdida de calor.
  • Recalentamiento pasivo: Proteger contra la perdida de calor y el viento helado. Buscando un refugio, usando ropa seca y/o una manta. Una manta de emergencia de aluminio sería ideal. La víctima se acaba calentando a sí misma.
  • Evitar los movimientos bruscos.
  • Vigilar la temperatura central si hay dispositivos adecuados disponibles (termómetro).
  • La transferencia de calor cuerpo a cuerpo se ha mostrado efectiva únicamente en hipotermias leves. No está demostrado que en moderadas y graves sea efectiva.
  • IMPORTANTE. Hay que intentar que el calentamiento no sea brusco o las consecuencias serán adversas. Si antes de un recalentamiento pasivo reactivamos la circulación sanguínea exponiendo a la persona a movimientos bruscos, a masajes en miembros o a una fuente de calor directa, la sangre fría circulará por los órganos internos y expondremos a la víctima a un posible shock.

Si contamos con una fuente de calor la usaremos para calentar el ambiente en el que se encuentra la víctima. Todo ello sin dejar el recalentamiento pasivo y sin exponer directamente a la víctima a la fuente de calor.

Ante hipotermias moderadas el recalentamiento pasivo y las pautas dadas siguen siendo efectivas, pero es necesario un recalentamiento externo activo que solo pueden ofrecer con garantías los servicios sanitarios.

En hipotermias graves es necesario un recalentamiento interno activo. Conlleva una serie de pautas que solo los servicios sanitarios pueden ofrecer.

Congelaciones

Hay que tener una cosa muy clara antes de atender las congelaciones de una víctima. En primer lugar hay que asegurarnos de que no se encuentra en hipotermia, ya que ésta puede ir de la mano con las congelaciones, especialmente si son profundas y extensas.

Ante congelaciones superficiales deben colocarse con la zona afectada sobre una superficie corporal caliente. Cubrir los oídos del paciente con nuestras manos, o colocar los dedos afectados de las manos en axilas o ingles, serían dos buenos ejemplos. El congelamiento superficial o de primer grado solo necesita calentamiento hasta la temperatura corporal normal.

Ante congelaciones más graves primero se debe valorar la hipotermia y controlarla con lo explicado en el apartado anterior. Se deben proteger los tejidos congelados de traumatismos adicionales y se deben retirar ropa y joyerías. No se deben drenar las ampollas que puedan surgir y se deben elevar los miembros afectados para disminuir los edemas.

La base del tratamiento de las lesiones por congelación graves es el recalentamiento rápido del miembro afectado mediante inmersión en agua a 37-38 °C durante unos 30 minutos. Unas temperaturas menores parecen ser menos eficaces para conseguir la recuperación del tejido, y unas temperaturas mayores pueden producir quemaduras térmicas. La aplicación de calor seco y el calentamiento lento están contraindicados.

Lesiones por frío sin congelación

Una vez detectada una posible LFSC, la prioridad es eliminar cualquier enfriamiento adicional. También se deben evitar traumatismos en la zona afectada, la cual habrá que proteger antes y durante el transporte al centro hospitalario.

Ante la lesión más común, el pie de trinchera, se debe evitar apoyar el miembro. Y mucho menos aconsejable es caminar con él. Se debe retirar el calzado y los calcetines con sumo cuidado, y cubrir la zona lesionada con venda de gasa.

Después se protegerá del frío y se empezará con el recalentamiento pasivo, explicado en el apartado en el que tratábamos la hipotermia leve.

2 comentarios en “Qué hacer ante el frío intenso

  1. Hola Arturo.

    ¡Qué grata sorpresa! Te agradezco enormemente que te hayas tomado la molestia de visitar mi blog, echarle un vistazo y ponerme un comentario.

    Me alegro mucho de que te haya gustado la entrada y de que la información te haya resultado de utilidad 🙂

    Respecto a la página “sobre mí” está un tanto obsoleta, ya que ya me presenté a las oposiciones (Octubre del año pasado). Tengo el nuevo texto redactado y tengo Elementor instalado para rediseñar las páginas, pero antes debo solucionar problemas de compatibilidad con el hosting, porque no me funciona correctamente. Elementor pide PHP 5.6 (tengo PHP 7, asi que esto sin problema), 64 MB de memoria de PHP (ayer mismo solucioné la limitación de 40 que viene por defecto, dejando el valor en 128 MB) y Mysql 5.6 (esta es la asignatura pendiente, debo contactar con el soporte porque tengo la 5.5).

    Te agradezco también tus buenos deseos y el ofrecimiento de la ayuda, pero déjame decirte que ya me has ayudado un montón, porque he puesto en práctica mucho de lo que a ti te ha ido bien (Generatepress, palabras clave Long Tail, plugins, Elementor…) y he de decirte que funciona todo de fábula. Pese a contar con un hosting discreto (1&1) he conseguido optimizar la página lo suficiente para, junto al uso de Long Tails, posicionarme bastante bien en google para determinadas palabras clave generalistas.

    Poco a poco voy mejorando el blog e intento currarme contenido de calidad, y mucho de lo bien que me está funcionando te lo debo a ti.

    Y lo mismo te digo Arturo, si yo también te puedo ayudar de alguna manera no dudes en pedírmelo, sabes donde encontrarme y me verás pululando por los comentarios de tus entradas 🙂

    Un abrazo y muchas gracias por tu comentario, me ha hecho mucha ilusión.

  2. Madre mía Fran,

    Quería leer alguna entrada tuya del blog y he buscado una que pudiera entender jejeje

    Y como soy de Salamanca y aquí el frio lo conocemos bien me ha parecido que esta podía ser una buena candidata.

    Me ha encantado, te lo digo en serio.

    Información súper útil, bien redactada, completa… Pufff, una pedazo de entrada, si señor.

    Y también me he leído tu página “sobre mí”, así que mucha suerte en esas oposiciones que vas a hacer en octubre. Ojalá reviertas esa situación delicada y las cosas empiecen a mejorar en lo laboral.

    Si de alguna manera te puedo ayudar no dudes en escribirme, ya sabes dónde encontrarme 🙂

    Un abrazo!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies