Observación analítica de heces

La Observación analítica de heces es una práctica que realicé en la asignatura de bioquímica clínica. Durante el segundo curso de mis estudios del CFGS de Laboratorio de Diagnóstico Clínico.

Título

Observación analítica de heces

Objetivo

Observar macroscópica y microscópicamente una muestra problema de heces.

Fundamento

La investigación de los principios inmediatos que aparecen digeridos en las heces debe realizarse a nivel macroscópico y microscópico.

En una primera etapa, se realiza un análisis a simple vista de las heces, extendiendo una porción de la muestra sobre una placa de Petri y observando su consistencia, color, olor, forma, viscosidad, etc. También se buscan trozos de carne, fragmentos de fécula, grasas neutras, moco, pus y sangre que puedan darnos alguna indicación de anormalidad de digestión.

Observación analítica de heces

Es importante tener en cuenta la existencia de elementos que pueden entorpecer este análisis, como lo son la presencia de artefactos o restos alimenticios difícilmente digeribles. Después del análisis macroscópico, se debe realizar una preparación para su posterior observación al microscopio óptico.

Material y reactivos

  • Vaso de plástico desechable
  • Espátula
  • Microscopio
  • Portaobjetos
  • Cubreobjetos
  • Mechero
  • Lugol
  • Sudan III
  • Sudan III con ácido acético
  • Agua destilada
  • Muestra: Heces recogidas con un máximo de 12 horas antes del análisis que deben conservarse refrigeradas a 4 grados para evitar la proliferación bacteriana.

Técnica

  1. Depositar en un vaso de plástico una pequeña cantidad de las heces con la espátula y homogeneizar con igual cantidad de agua destilada.
  2. Tomar una gota de esta papilla y depositarla en un portaobjetos junto con una o dos gotas de lugol.
  3. Tomar otra gota de papilla, depositarla en un porta con Sudan III y calentarla con el mechero, hasta que hierva.
  4. Por ultimo tomar una última gota de la papilla y esta vez mezclarla con Sudan III y ácido acético para después proceder a calentarla suavemente.
  5. Poner un cubreobjetos en cada una de las preparaciones.
  6. Observar al microscopio y anotar los resultados.

Resultado e interpretación

Portaobjetos con Lugol: Se pueden observar los hidratos de carbono bajo la forma de almidón, los cuales se teñirán de color azul o negro si han sido mal digeridos. Si ha habido una digestión parcial se verán rojos o rosas, y si ha sido total se observará el almidón de color amarillo/arena. Las proteínas se observan de color amarillo pardo cuando están bien digeridas y se aprecian con entornos redondeados. En cambio, si han sido mal digeridos se apreciarán las fibras musculares con estrias longitudinales y transversales, de color marrón oscuro.

Preparación con Sudan III caliente: La presencia de grasas neutras y ácidos grasos se aprecia como círculos de color rojo anaranjado. Éstos se transforman es espículas a medida que se enfría la preparación. En caso de una mala digestión se observa un número muy elevado de estas esferas.

Porta con Sudan III y ácido acético: Los jabones se visualizan como agujas o cristales afilados.

Además de todo esto se puede observar la presencia de restos vegetales no digeribles, como son el tejido celular vegetal, pelo o vasos helicoidales vegetales.

La presencia de fragmentos de carne sin digerir puede ser indicativa de insuficiencia gástrica. Si se aprecia moco, sangre o pus pueden ser indicativos de una colitis ulcerosa o de disentería bacilar.

Si se visualiza grasa abundante con fibras musculares sin digerir puede indicar insuficiencia biliar, o insuficiencia de absorción en el intestino delgado. En cambio grandes cantidades de almidón mal digerido indican normalmente un tránsito acelerado de colon.

Observaciones

Por circunstancias diversas no pude realizar esta práctica. Por desgracia, esto me impidió tomar fotografías y realizar la observación analítica de heces.

En las diferentes muestras de mis compañeros no se observaron elementos indicativos de insuficiencia gástrica, pancreática o biliar. Se observaron en abundancia, y bastante bien, células vegetales totalmente normales.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies