Normas de seguridad en el laboratorio

Las normas de seguridad, y su cumplimiento en el laboratorio, son una de las principales respuestas para prevenir los riesgos en el laboratorio clínico y biomédico.

Continuaremos exprimiendo la información que nos facilita la guía NTP 432: Prevención del riesgo en el laboratorio: Organización y recomendaciones generales. Dicha guía pertenece al Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, y en ella encontraremos información muy valiosa sobre las normas de seguridad en el laboratorio.

Pero antes de explorar la información y las normas que nos ofrece, debemos tener en cuenta un par de cosas. La primera es que la guía data del año 1996, y pese a que sigue vigente, no dejan de ser 20 años sin actualizarse. La segunda y no menos importante, se basa en las normas de un Laboratorio de Química, aunque sirvan perfectamente para un Laboratorio Clínico, tal y como desvelan en la propia guía:

Dado que el laboratorio es un lugar donde se manipulan gran cantidad y variedad de productos peligrosos, con el fin de evitar su contacto o ingestión siendo fuente de intoxicaciones o accidentes, se pueden establecer una serie de normas de tipo general sobre diferentes aspectos aplicables a la mayoría de los laboratorios.

Dichas normas se dividen en cuatro apartados:

  • Organización
  • Normas generales de conducta
  • Utilización de productos y materiales
  • Equipos: uso, mantenimiento y revisiones

Normas sobre organización

  • La organización y distribución física del laboratorio (distribución de superficies, instalación de aparatos, procedimientos de trabajo, instalaciones generales, etc.) debe ser estudiada a fondo y procurar que sea adecuada para el mantenimiento de un buen nivel preventivo.
  • El laboratorio debe disponer de los equipos de protección individual (EPIs) y de las instalaciones de emergencia o elementos de actuación (duchas, lavaojos, mantas ignífugas, extintores, etc.) adecuados a los riesgos existentes.
  • El laboratorio debe mantenerse ordenado y en elevado estado de limpieza. Deben recogerse inmediatamente todos los vertidos que ocurran, por pequeños que sean.
  • No deben realizarse experiencias nuevas sin autorización expresa del responsable del laboratorio. Ni poner en marcha nuevos aparatos e instalaciones sin conocer previamente su funcionamiento, características y requerimientos, tanto generales como de seguridad.

Normas generales de conducta

  • El personal debe lavarse las manos al entrar y salir del laboratorio y siempre que haya habido contacto con algún producto químico. Debe llevar en todo momento las batas y ropa de trabajo abrochadas y los cabellos recogidos, evitando colgantes o mangas anchas. No se debe trabajar separado de la mesa, en la que nunca han de depositarse objetos personales.
  • El personal de nueva incorporación debe ser inmediatamente informado sobre las normas de trabajo. También del plan de seguridad y emergencia del laboratorio, y características específicas de peligrosidad de los productos. Además de instalaciones y operaciones de uso habitual en el laboratorio.
  • No debe estar autorizado el trabajo en solitario en el laboratorio. Especialmente cuando se efectúe fuera de horas habituales, por la noche, o si se trata de operaciones con riesgo. Cuando se realicen éstas, las personas que puedan verse afectadas, deben estar informadas de las mismas.
  • Debe estar prohibido fumar e ingerir alimentos en el laboratorio. Para beber es preferible la utilización de fuentes de agua a emplear vasos y botellas. Nunca se emplearán recipientes de laboratorio para contener bebidas o alimentos. Tampoco se colocarán productos químicos en recipientes de productos alimenticios.
  • Se debe evitar llevar lentes de contacto si se detecta una constante irritación de los ojos. Sobretodo si no se emplean gafas de seguridad de manera obligatoria. Es preferible el uso de gafas de seguridad, graduadas o que permitan llevar las gafas graduadas debajo de ellas.

Normas sobre utilización de productos y materiales

  • Antes de proceder a su utilización deben comprobarse siempre los productos y materiales. Empleando solamente los que presenten garantías de hallarse en buen estado.
  • Debe comprobarse el correcto etiquetado de los productos químicos que se reciben en el laboratorio. También hay que etiquetar adecuadamente las soluciones preparadas. Y no reutilizar los envases para otros productos sin retirar la etiqueta original.
  • Los productos químicos deben manipularse cuidadosamente, no llevándolos en los bolsillos, ni tocándolos o probándolos y no pipeteando con la boca. Se debe guardar en el laboratorio la mínima cantidad imprescindible para el trabajo diario.
  • No deben emplearse frigoríficos de tipo doméstico para el almacenamiento de productos químicos. Tampoco guardar alimentos ni bebidas en los frigoríficos destinados a productos químicos.
  • Los tubos de ensayo no deben llenarse más de 2 ó 3 cm, han de tomarse con los dedos, nunca con la mano, y siempre deben calentarse de lado utilizando pinzas. No deben llevarse en los bolsillos y deben emplearse gradillas para guardarlos. Para sujetar el material de laboratorio que lo requiera deben emplearse soportes adecuados.
  • Reducir al máximo la utilización de llamas vivas en el laboratorio. Para el encendido de los mecheros Bunsen emplear preferentemente encendedores piezoeléctricos.
  • Al finalizar la tarea, o una operación, se deben recoger los materiales y reactivos. Para evitar su acumulación fuera de los lugares específicos se deben guardar en su sitio. También hay que asegurarse de la desconexión de los aparatos, agua corriente, gases, etc.
  • La gestión de los residuos debe estar regulada, disponiendo de un plan específico.

Normas sobre equipos. Usos, mantenimiento y revisiones

  • Deben revisarse periódicamente las instalaciones del laboratorio para comprobar que se hallan en buen estado. Deben evitarse, en la medida de lo posible, las conexiones múltiples y las alargaderas, tanto en la instalación eléctrica como en la de gases.
  • Debe comprobarse la ventilación general del laboratorio: trabajo en presión negativa, velocidad de circulación del aire de las zonas con menor contaminación a las de mayor contaminación ambiental, renovación suficiente y adecuadas condiciones termohigrométricas.
  • Debe trabajarse, siempre que sea posible y operativo, en las cabinas. En éstas debe comprobarse periódicamente el funcionamiento del ventilador, el cumplimiento de los caudales mínimos de aspiración, su estado general y que no se conviertan en un almacén improvisado de productos químicos.

Normas de seguridad en el laboratorio

A veces resulta difícil discernir entre consideraciones, recomendaciones y normas. Al fin y al cabo, todas son de aconsejable -u obligado- cumplimiento con el fin de realizar correctamente el trabajo en el laboratorio. De este modo evitamos, además, que los riesgos que nos acechan en cada técnica nos provoquen un daño.

Acabamos de ver una serie de normas generales válidas para cualquier tipo de laboratorio, pero conviene tener en cuenta un par de consideraciones:

  • Cada laboratorio, en función de sus características, establecerá una serie de normas que no tienen por qué ser comunes al resto de laboratorios. Incluso dentro de la misma unidad de laboratorios.
  • Los laboratorios destinados a la manipulación de muestras biológicas tendrán una serie de normas específicas. Esta serie de normas variarán en función del Nivel de Contención Biológica que tenga cada laboratorio. Un laboratorio que maneje muestras del virus Ébola no debe tener las mismas normas de seguridad que un laboratorio dedicado a la enseñanza, por poner un ejemplo extremo.

Los niveles de seguridad los veremos detalladamente en futuras entradas. A continuación, veremos las normas implementadas por una universidad en sus laboratorios de microbiología.

Normas en laboratorios específicos

En el anterior apartado atendíamos a la ambigüedad existente entre normas y recomendaciones. También atendíamos a la problemática para la salud que implicaría saltarse una norma o no seguir una recomendación.

Un buen ejemplo de todo esto lo encontramos en el Manual de seguridad y buenas prácticas en el laboratorio de la universidad de León. En él encontramos las normas para sus laboratorios de microbiología definidas de la siguiente manera:

Estas recomendaciones son específicas para los laboratorios que trabajen con microorganismos, especialmente si son patógenos.

Sean normas o recomendaciones, como apuntamos con anterioridad, nuestro deber es cumplirlas. Por nuestra seguridad, por el buen funcionamiento del laboratorio y por el desarrollo correcto de las técnicas.

Normas específicas del laboratorio de microbiología de la Universidad de León

  • Se deben utilizar los recipientes adecuados para deshacernos del material contaminado.
  • No se debe sacar ninguna muestra contaminada del laboratorio.
  • Los microorganismos deben manejarse siempre alrededor de la llama del mechero Bunsen.
  • Se debe evitar la generación de aerosoles que contengan microorganismos, ya que pueden ser fácilmente inhalados.
  • Utilizar los EPIs adecuados para el manejo de radiación ultravioleta (poder mutagénico).
  • En el caso de microorganismos patógenos, se deben respetar escrupulosamente los niveles de seguridad adecuados.

Normas generales de residuos de la Universidad de León

  • Evitar el contacto directo con los residuos, utilizar EPIs.
  • Utilizar, siempre que sea posible, material que pueda ser descontaminado con facilidad sin generar riesgos adicionales al medio ambiente.
  • Nunca se ha de manipular residuos en solitario.
  • Para los residuos líquidos, no se emplearán envases mayores de 25 litros para facilitar su manipulación y evitar riesgos innecesarios.
  • El transporte de envases de 25 litros o más se realizará en carretillas para evitar riesgos. También si pesan más de 3 kg y se recorren más de 10 metros lineales.
  • El vertido de los residuos a los envases se efectuará de un forma lenta y controlada. Interrumpir la operación si se observa cualquier fenómeno anormal. Para trasvasar grandes cantidades de líquidos, se empleará una bomba manual; si es eléctrica, debe ser antideflagrante.
  • Se deben cerrar los envases entre usos.
  • Los envases de residuos se depositarán en el suelo para prevenir su caída a distinto nivel.
  • Los envases no se dejarán en zonas de paso o lugares que puedan dar lugar a tropiezos.

Más normas y/o recomendaciones sobre laboratorios en los que se trabajen muestras biológicas

Como apuntábamos al principio de esta entrada, las normas generales las extraíamos de la NTP 432 del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Existe otra guía, también del mismo organismo público y del mismo año: NTP 376 – Exposición a agentes biológicos: seguridad y buenas prácticas de laboratorio.

En dicha guía, del año 1996, se han basado principalmente en el Manual de Bioseguridad en el laboratorio de la Organización Mundial de la Salud. Actualmente, el manual de la OMS data del año 2005, fecha en la que se publicó su vigente tercera edición.

Normas de seguridad en el laboratorioManual de Bioseguridad en el laboratorio de la Organización Mundial de la Salud

En la guía NTP 376 las normas/recomendaciones se dividen en dos apartados y señalan al “laboratorio básico” como el preludio de los niveles de seguridad biológica:

  • Normas/recomendaciones sobre instalaciones del laboratorio.
  • Normas/recomendaciones sobre técnicas de laboratorio.

A continuación desarrollaremos las normas/recomendaciones sobre técnicas de laboratorio.

Normas/recomendaciones sobre técnicas de laboratorio.

  • Nunca se pipeteará con la boca, empleándose los dispositivos de tipo mecánico.
  • Deben utilizarse guantes adecuados en todos los trabajos que entrañen algún contacto con sangre, material infeccioso o animales infectados.
  • Hay que utilizar batas o uniformes de trabajo para evitar la contaminación de los vestidos de calle. No se utilizará la ropa de laboratorio fuera de éste (cafetería, biblioteca, etc.).
  • Siempre que haya peligro de salpicaduras se utilizarán gafas de seguridad, pantallas faciales u otros dispositivos de protección.
  • A fin de evitar los cortes accidentales, se preferirá el uso de material plástico al de cristal.
  • En la zona del laboratorio no se permitirá comer, guardar alimentos, beber, fumar ni usar cosméticos.
  • El uso de agujas hipodérmicas y de jeringas debe evitarse. Cuando ello no sea posible, las agujas se recogerán en recipientes adecuados que eviten los pinchazos accidentales.
  • Las superficies de trabajo se descontaminarán por lo menos una vez al día y siempre que haya un derrame. Una nota debe especificar el modo de empleo de los desinfectantes, la naturaleza del desinfectante a utilizar y su concentración.
  • Todos los desechos biológicos, ya sean líquidos o sólidos, tienen que ser descontaminados antes de su eliminación y se seguirán las normas existentes sobre la gestión de residuos contenidos en las reglamentaciones referentes a residuos sanitarios.
  • Todo el personal se lavará las manos después de haber manipulado material o animales infecciosos, así como al abandonar el laboratorio.
  • El acceso al laboratorio debe ser controlado.
  • El material contaminado, que deba ser descontaminado en un lugar exterior al laboratorio, se colocará en un contenedor especial, y se cerrará antes de sacarlo del laboratorio.
  • Deberá existir un programa de lucha contra insectos y roedores que se pondrá en práctica.

2 comentarios en “Normas de seguridad en el laboratorio

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies