Inventario de existencias

Inventario de existencias

En la anterior entrada vimos que el control de las existencias de los almacenes se podía realizar usando dos métodos. Uno era mediante las fichas de almacén y otro mediante la realización de un inventario de existencias.

Comenzaremos definiendo lo que es un inventario, acudiendo a la RAE:

1. Asiento de los bienes y demás cosas pertenecientes a una persona o comunidad, hecho con orden y precisión.
2. Papel o documento en que consta el inventario.

Con “asiento” podemos entender un recuento y posterior anotación. Habría que añadir además la posibilidad de un soporte informático donde se haga constar el inventario, haciendo uso de un software de gestión con una base de datos asociada.

Si acudimos a la Wikipedia, encontraremos la siguiente definición:

El inventario es una relación detallada, ordenada y valorada de los elementos que componen el patrimonio de una empresa o persona en un momento determinado.

  • Detallada porque se especifican las características de cada uno de los elementos que integran el patrimonio.
  • Ordenada porque agrupa los elementos patrimoniales en sus cuentas correspondientes y las cuentas en sus masas patrimoniales.
  • Valorada porque se expresa el valor de cada elemento patrimonial en unidades monetarias.

Utilidad de un inventario de existencias

Un inventario nos permite asignar un valor monetario total a las existencias. Puede desglosarse en totalidad y por almacenes. Además permitirá comparar la evolución comparando los datos obtenidos de inventarios anteriores.

El inventario también nos servirá para comprobar si el contenido teórico del stock coincide con el real (el propio inventario). En cualquier caso nos servirá para realizar el Libro de Inventarios, en el que quedará reflejado el contenido y la valoración de las existencias.

De cara al control de productos nos permitirá evitar deficiencias como el deterioro, la obsolescencia, el vencimiento de la caducidad, el hurto o los accidentes.

Tipos de inventario

Existen muchísimos tipos de inventarios, aunque hay tres modelos fundamentales que son los más utilizados:

  • Inventarios anuales: Se realiza una vez al año, normalmente a la finalización del año fiscal. Para realizarse debe bloquearse el almacén durante su ejecución, y cuenta con el inconveniente de la detección de errores, ya que en caso de producirse se debe revisar mucha documentación con entradas y salidas del producto durante todo el año.
  • Inventario permanente: El inventario se realiza diariamente. Ideal para la detección inmediata de errores y para pequeños almacenes.
  • Inventario rotativo: Se hace el recuento de existencias de manera continua y sin detener el funcionamiento del almacén. Puede ejecutarse durante un largo período de tiempo.

Valoración de existencias

Cuando se reciben existencias en un almacén, los precios de adquisición o coste de las existencias que entran son diferentes, siendo lo más habitual que no sea posible identificar el coste concreto del producto, al no saberse si los productos vendidos son los primeros que se compraron, los últimos o los intermedios. Es por ello que se hace necesario recurrir a los métodos de valoración de existencias.

Existen tres métodos de valoración de existencias: FIFO, LIFO y PMP.

Método FIFO (fírst in, first out)

Considera que la primera existencia que entra es la primera que sale. El coste de la venta, por tanto, será el más antiguo de los precios de adquisición existentes. Este método de primera entrada, primera salida, supone que las existencias del almacén son las últimas que han entrado en este.

Este método supone que, en un entorno inflacionista, se incrementa el resultado de la empresa y por consiguiente su carga tributaria.

Método LIFO (Last in, first out)

Las últimas existencias en entrar son las primeras en salir. El valor de coste de la última venta es igual al precio de adquisición de la última mercancía comprada y, en consecuencia, los elementos que quedan en el inventario se reconocen como si fueran los más viejos. No es una representación fiable de los flujos de inventarios reales, por lo que la Norma Internacional de Contabilidad (NIC 2) sobre inventarios prohíbe su uso como fórmula de cálculo del coste.

Precio Medio Ponderado (PMP)

Se calcula la media ponderada de los distintos precios de entrada en función del volumen de unidades adquiridas a cada uno de los precios. De esta manera, se obtiene un coste intermedio entre los diferentes precios de entrada.

Al contrario del método FIFO, el coste de las mercaderías vendidas y el valor de las existentes en el almacén es una media de precios. Se trata de armonizar y estabilizar las posibles fluctuaciones de los mismos, siendo por lo tanto el método más recomendable.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies