Frotis sanguíneo

El frotis sanguíneo también es conocido como frotis de sangre, extensión sanguínea o extensión de sangre. Según la fuente que consultemos lo encontraremos llamado de uno u otro modo. Es por ésto que debemos conocer todos sus sobrenombres.

Si acudimos a Google Trends podemos comprobar cuál es la nomenclatura más buscada en internet, o al menos en el buscador de Google. Llama la atención que la palabra frotis sea mucho más buscada que la palabra extensión.

frotis sanguíneo

También llama la atención que la palabra “sanguíneo” sea buscada, mayoritaria y erróneamente, sin tilde.

¿Qué es un frotis sanguíneo?

En primer lugar vamos a acudir a la RAE para ver el significado de la palabra frotis:

Del fr. frottis, der. de frotter ‘frotar’.
1. m. Biol. y Med. extensión (‖ preparación para examen microscópico).

Sin salir de la Real Academia de la Lengua Española, buscamos la palabra extensión:

6. f. Biol. y Med. Preparación para examen microscópico, generalmente de sangre, exudados o cultivos bacterianos, en la que estas sustancias se disponen sobre un portaobjetos con ayuda de otro, de manera que forman una capa muy fina.

Con esta información podemos aventurarnos a hacer una definición más concisa de frotis sanguíneo o extensión sanguínea. Podemos definir el frotis sanguíneo como una fina película de sangre extendida sobre un portaobjetos, de modo que las células sanguíneas estén dispuestas en una capa. La finalidad de la extensión sanguínea es la observación al microscopio óptico de las células presentes en la muestra.

Un frotis sanguíneo se realiza, normalmente, a partir de una muestra de sangre anticoagulada con EDTA Na2 o EDTA K3. De este modo podemos realizar la extensión 2-3 horas después de la toma de la muestra sanguínea, e incluso 24 horas después si la sangre ha estado conservada a 4ºC. De otro modo, sea una muestra de sangre capilar o una muestra de sangre venosa sin uso de anticoagulante, el frotis sanguíneo deberá realizarse de manera inmediata antes de que se coagule la sangre.

Tras la realización del frotis sanguíneo se procederá a su fijación y tinción. Así, la observación de la extensión al microscopio óptico podrá realizarse en óptimas condiciones.

Técnicas de realización de frotis sanguíneos

Los frotis sanguíneos pueden realizarse mediante técnicas manuales o técnicas automáticas. La técnica manual más utilizada es la técnica del portaobjetos. Otra técnica manual que veremos es la técnica del cubreobjetos.

En cuanto a las técnicas automáticas, éstas se llevan a cabo mediante extensores automáticos. Estos dispositivos pueden ser de dos tipos: Spinner y Autoslide.

Un Spinner es una centrífuga que realiza frotis sanguíneos por centrifugación. Cuenta con un plato específico para portaobjetivos que alcanza velocidades muy altas en muy poco tiempo. Se coloca una gota de sangre en un portaobjetos y se somete a centrifugación, obteniendo una fina capa homogénea de células. Cuenta con el inconveniente de la posible hemólisis de los hematíes debido a la fuerza centrífuga.

Un Autoslide es un extensor automático como tal, llevando a cabo, de forma mecánica, la técnica del portaobjetos. Dependiendo de la complejidad de su construcción, el Autoslide puede hacer la extensión, fijarla y teñirla. Además pueden tener la posibilidad de acoplarse a algunos contadores hematológicos.

Técnica del cubreobjetos

Es una técnica manual poco o muy poco utilizada. Se usan dos cubreobjetos en lugar de los portaobjetos de la técnica manual más utilizada. Se deposita una gota de sangre en el centro de un cubre y se coloca otro cubreobjetos encima. La colocación debe favorecer la separación, por deslizamiento, de ambos cubres en sentidos opuestos, es decir, el cubreobjetos que se coloque encima debe estar girado con respecto al de debajo.

frotis sanguíneo

Antes de proceder a la separación, hay que cerciorarse de que la gota se ha extendido homogéneamente. Una vez separados, ambos cubres deben de secarse al aire encima de papel de filtro. La extensión resultante es muy uniforme y la distribución leucocitaria es homogénea, pero no cuenta con la versatilidad que ofrece un portaobjetos.

Técnica del portaobjetos

Es la técnica de elección en la práctica clínica. Se utilizan dos portaobjetos, uno de ellos de canto esmerilado. Se coloca una pequeña gota de sangre en el lateral de un portaobjetos, que se extenderá a lo largo del mismo con la acción del portaobjetos esmerilado. Éste se desplaza sobre el portaobjetos normal arrastrando la gota hasta que quede totalmente extendida. Para ello debe formar un ángulo de 30-45º con el portaobjetos horizontal sobre el que se extiende la muestra.

frotis sanguíneo

  1. Se deposita, con una pipeta pasteur, una gota pequeña de sangre en un extremo de un portaobjetos.
  2. Cogemos el portaobjetos esmerilado y lo ponemos en perpendicular en el otro extremo del portaobjetos horizontal. Dibujamos un ángulo de 30-45º en dirección a la gota de sangre y retrocedemos hacia ella sin despegarlo del portaobjetos horizontal. Solo nos detendremos en el preciso instante en el que el extremo del portaobjetos esmerilado tome contacto con la gota de sangre.
  3. Moveremos muy levemente el porta esmerilado, de izquierda a derecha, hasta que la gota de sangre se distribuya completamente en el canto. A continuación moveremos el porta hacia el otro extremo, arrastrando la sangre y creando el frotis sanguíneo.
  4. Antes de llegar al final del extremo levantaremos el portaobjetos de canto esmerilado.
  5. El frotis sanguíneo está hecho. Las variables que veremos a continuación determinarán si está bien hecho o no. Si está bien hecho podremos fijarlo, teñirlo y visualizarlo al microscopio óptico.

frotis sanguíneo

La imagen anterior se sitúa justamente en el punto 3. El porta esmerilado ha tomado contacto con la gota de sangre. Con un leve movimiento se ha favorecido la distribución de la sangre a lo largo de todo el canto del portaobjetos, dejándolo listo para crear el frotis sanguíneo.

Precauciones que se deben tener con esta técnica.

  • El material debe estar completamente limpio y desengrasado. No es una preocupación para el laboratorio clínico y biomédico de un gran hospital, donde los portaobjetos se desechan. Pero para el laboratorio de un centro de estudios, con presupuesto muy limitado, la limpieza y reutilización de los portaobjetos está a la orden del día. Si un frotis sanguíneo no es digno de ser fijado y teñido, el porta se echa a una cubeta con una disolución de agua con lejía al 10% y unas gotas de desengrasante.
  • Uso adecuado del portaobjetos. Esté recién limpio o nuevo a estrenar, el portaobjetos se deberá manejar sujetándolo por los bordes. Los guantes pueden tener suciedad, grasa o restos del material que estemos usando. Si tocamos abiertamente la superficie del portaobjetos, es posible que el frotis sanguíneo no salga correctamente aún cuando ejecutemos la técnica debidamente. En el caso de no usar guantes, que estaría doblemente mal hecho, si tocamos la superficie del porta, éste se verá contaminado con la flora bacteriana de la piel y la grasa presente en la epidermis.
  • En una punción capilar se debe desechar la primera gota. Si se va a realizar un frotis sanguíneo a partir de sangre capilar, es conveniente desechar la primera gota.
  • Sangre venosa anticoagulada con EDTA. Si la sangre procede de una punción venosa debe estar anticoagulada con EDTA, ya que es el anticoagulante que guarda mejor la morfología celular. El frotis sanguíneo debe realizarse antes de dos horas desde el momento de la extracción, debido a que el efecto del EDTA sobre los leucocitos puede provocar hinchamiento nuclear con falso aumento de los neutrófilos cayados y vacuolización citoplasmática.

Factores que determinan el grosor del frotis sanguíneo con la técnica del portaobjetos

Existen una serie de factores que determinarán el grosor del frotis sanguíneo sobre el portaobjetos:

  • Cantidad de sangre: La cantidad de sangre que depositemos sobre el porta, en forma de gota, es primordial. Si la gota es gruesa y con mucha cantidad, la extensión será larga y con mayor espesor. En cambio, si la gota es pequeña la extensión sanguínea será corta y fina.
  • Hematocrito: Es la parte porcentual de la fracción hemática respecto a la sangre total. En muestras con variaciones importantes de hematocrito es posible que nos veamos obligados a modificar el ángulo de ejecución de la técnica del portaobjetos.
  • Ángulo de ejecución: Un ángulo mayor de 45º, entre el portaobjetos esmerilado y el portaobjetos normal que se sitúa de forma horizontal, supone un frotis sanguíneo más grueso y corto. En cambio, si el ángulo de ejecución es menor de 45º el frotis sanguíneo estará formado por una extensión fina y larga.
  • Rapidez: La velocidad a la que ejecutamos la técnica también tiene mucho que decir al respecto. Independientemente del resto de variables, la velocidad de ejecución debe ser constante y adecuada. A mayor rapidez mayor grosor de la extensión, y a menor rapidez, la extensión será más fina.

Características de un frotis sanguíneo

Un frotis sanguíneo ideal debe cumplir una serie de requisitos:

  • No debe cubrir toda la superficie del portaobjetos.
  • Su espesor debe ir disminuyendo desde el inicio hasta el final.
  • La sangre debe ir dispuesta en una sola capa de tal modo que no queden huecos a lo largo de la extensión sanguínea.
  • Las bandas laterales deben ser lisas.
  • Los bordes laterales de la extensión deben estar separados de los bordes del porta 1-2 mm.

Además, un frotis sanguíneo realizado mediante la técnica del portaobjetos presenta tres zonas claramente diferenciadas:

  • Cabeza: Es la zona inicial de la extensión. Si atendemos a las características que debe presentar un frotis sanguíneo ideal, la cabeza será la zona con mayor grosor. De hecho, los hematíes pueden estar formando más de una capa.
  • Cuerpo: Es la zona intermedia de la extensión sanguínea y la más adecuada para el estudio de las células. Existe una adecuada proporción de leucocitos en esta zona.
  • Cola: Es la zona final del frotis. En ella los hematíes se disponen en forma de mosaico, deformados, y homogéneamente coloreados. Los leucocitos dispuestos en esta zona suelen ser los más grandes (monocitos y granulocitos).

frotis sanguíneo

frotis sanguíneoExtensiones sanguíneas fijadas y teñidas

Tipos de frotis sanguineos defectuosos

Cuando la técnica del portaobjetos no se ha realizado correctamente, o no se han tomado todas las precauciones posibles, nos podemos encontrar distintos tipos de extensiones erróneas. Si atendemos al tipo y a su configuración, podremos detectar qué hemos hecho mal y proceder a su corrección.

frotis sanguíneo

Este frotis sanguíneo alterna zonas con distintos grosores. La causa de este hara-kiri es la velocidad de deslizamiento, que no ha sido uniforme durante el proceso. Esta extensión es típica en el proceso de aprendizaje, en el que el portaobjetos esmerilado se desliza a trompicones sobre el portaobjetos horizontal en el que se crea el frotis sanguíneo.

frotis sanguíneo

En esta ocasión las causas son claras. El portaobjetos esmerilado ha sido levantado antes de tiempo si la extensión es gruesa. Si el frotis sanguíneo es corto y fino, significa que la cantidad de sangre de la gota era inferior a la adecuada.

frotis sanguíneo

Este caso puede tener varias causas. Puede que el portaobjetos esmerilado esté mellado en el borde que utilizamos para extender. También que la presión ejércida sobre el portaobjetos no haya sido adecuada al final. O puede que simplemente el portaobjetos esté mal esmerilado -defectuoso- y no nos hayamos percatado de ello.

frotis sanguíneo

Este frotis sanguíneo es característico de un portaobjetos con grasa debido a una limpieza deficiente.

frotis sanguíneo

Puede ocurrir que el frotis sanguíneo llegue hasta el final y sea, o bien grueso, o bien fino. Si es grueso significa que el primer error cometido ha sido poner una gota con demasiada cantidad de sangre. Si la extensión es fina significa que no hemos levantado cuando debíamos y hemos arrastrado el portaobjetos esmerilado hasta el final.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies