Extracción de muestras para banco de sangre

La extracción de muestras para un banco de sangre tiene una relevancia mayor a la que se le presupone. Es el primer paso de una cascada de eventos que finaliza con la preparación del hemoderivado que necesita un paciente. También para un determinado estudio fundamental como la identificación de un anticuerpo. O para el diagnóstico de una patología como la anemia hemolítica autoinmune (AHAI). Éstos son solo unos pocos ejemplos.

Si un error sucede durante la extracción de la muestra se corre el peligro de arrastrarlo hasta el final. Es lo que se conoce como una cadena de errores. Aunque existen muchos filtros de seguridad, en ocasiones el error no se detecta hasta que el paciente ha recibido el hemoderivado y ha sido transfundido.

Extracción de muestras

La muestra utilizada en el laboratorio de banco de sangre es la sangre venosa. La extracción de sangre venosa se realiza en tubos anticoagulados con EDTA o en tubos secos con gel separador.

La diferencia entre un tubo y otro se aprecia cuando la muestra llega al laboratorio y se centrifuga. Del tubo anticoagulado con EDTA se obtiene plasma sanguíneo. Por contra, del tubo seco con gel separador obtenemos suero sanguíneo.

En el tubo con gel se aprecia el coágulo y el suero resultante difiere del plasma en la ausencia de los factores de coagulación I, II y V. Estos factores, principalmente el factor I (fibrina), han sido consumidos en la creación del coágulo.

Tubos utilizados para extracción de plasma o suero

El uso de suero o plasma vendrá determinado por el protocolo instaurado en el centro hospitalario. Existen hospitales cuyas muestras piloto, para banco de sangre, se extraen únicamente en tubos anticoagulados con EDTA. También existen otros cuyo protocolo instaura la extracción de un tubo con EDTA y otro tubo con gel separador.

El uso de uno, otro o ambos viene determinado por el aparataje del laboratorio de banco de sangre. Por ejemplo, laboratorios dotados con autoanalizadores de Ortho Clinical Diagnostic requieren para su utilización plasma sanguíneo.

Extracción de muestras para banco de sangreTubos anticoagulados con EDTA tripotásico

Otros laboratorios, aunque poseen autoanalizadores que requieran plasma, piden además una muestra en la que se obtenga suero por si el estudio se extiende y requiere del uso tradicional de tubos.

En definitiva, la extracción de muestras para el laboratorio de banco de sangre va a estar protocolizada. Y el uso de suero o plasma va a estar sujeto a la capacidad de estudio que posea dicho laboratorio.

Características de la muestra

La muestra debe cumplir una serie de requisitos para ser plenamente viable en el laboratorio de banco de sangre. El personal del laboratorio es consciente de la dificultad de extracción de muestras en algunos pacientes. Venas que no se aprecian con claridad, facilidad de rotura de vasos sanguíneos, pacientes que no colaboran, etc. Pero pese a ello, si la muestra no cumple una serie de requisitos, el personal del laboratorio se verá obligado a reclamar una nueva muestra, por lo que enviar dos dedos de sangre en el tubo y cruzar los dedos para que sea suficiente no siempre será una buena idea.

Extracción de muestras para banco de sangreLa claridad de este resultado se puede ver afectada por una mala extracción sanguínea

Cantidad de la muestra

Es aconsejable que la muestra sea generosa. La mayoría de las veces la petición de grupo y escrutinio de anticuerpos irregulares requieren poca cantidad. Pero, en ocasiones, si el escrutinio de anticuerpos irregulares es positivo, se necesitará una buena cantidad de plasma para realizar el estudio y determinar el anticuerpo que tiene el paciente.

Si la muestra es escueta el estudio no podrá realizarse por completo. En estos casos el personal del laboratorio se verá obligado a solicitar una nueva.

Extracción no traumática de la muestra

Es importante que la extracción sea lo menos traumática posible para evitar hemólisis. Una muestra hemolizada supone la rotura de los hematíes por una mala extracción. El contenido del interior de los hematíes se vierte al plasma y esto se pone de manifiesto una vez centrifugamos la muestra. El color ambarino del plasma/suero se torna en un color rojizo debido a la hemoglobina liberada.

Las muestras hemolizadas causan interferencias en el laboratorio. Los autoanalizadores se ven afectados a la hora de ofrecer resultados. Y el ojo humano aprecia mejor el botón hemático si se utiliza un plasma no hemolizado. Además, podrían dificultar la detección de hemólisis inducidas por anticuerpos1, ya sean alo- o auto-.

Extracción limpia de la muestra

Resulta conveniente que la muestra extraída sea limpia. ¿Qué se entiende por una muestra limpia? Es aquella en la que hay única y exclusivamente sangre del paciente.

Es bastante frecuente extraer una muestra a través de un catéter venoso. El problema puede venir si a través de esa vía el paciente está recibiendo suero salino o algún fármaco.

En el caso del suero la muestra vendrá diluída. Si el paciente posee un anticuerpo con un título bajo, y su muestra llega diluída al laboratorio, es posible que se obtenga un falso negativo como resultado.

En cuanto a los fármacos, éstos pueden interferir en las técnicas. Son comunes los falsos positivos debido a estas interferencias. Se ponen de manifiesto cuando se requiere una segunda muestra y ésta no presenta los problemas de su antecesora.

Homegeneización de la muestra con el anticoagulante

Una vez que la muestra ha sido extraída, ésta debe homogeneizarse suavemente dentro del tubo. Es muy importante de cara a que el anticoagulante haga su función y la muestra no se coagule.

Las muestras de los recién nacidos son las que más problemas presentan. Éstas se obtienen directamente del cordón umbilical que les une con su madre. Pese a que el laboratorio de banco de sangre recibe la muestra en un tubo pequeño anticoagulado con EDTA, es muy común que el autoanalizador detecte coágulos o que los resultados se vean interferidos por acúmulos de fibrina.

Un problema así obliga a los técnicos de laboratorio a extraer el coágulo de la muestra y repetir el procedimiento. Esto puede acarrear que la muestra resultante sea insuficiente y sea necesario pinchar al recién nacido. Algo que en ningún momento es deseable y que presenta muchos más inconvenientes que volver a pinchar a un adulto.

Identificación de la muestra piloto

La muestra debe llegar al laboratorio correctamente identificada. Se da por hecho que la petición de grupo, escrutinio de anticuerpos irregulares o un número determinado de hemoderivados ha sido previamente realizada. Aunque, en ocasiones, el médico solicita que se envíe muestra al banco de sangre antes de hacer la petición.

Actualmente se utilizan pulseras transfusionales que van codificadas informáticamente a través de PDA. Es un filtro más de errores que facilita el tratamiento de datos y peticiones con programas informáticos como e-Delphin Blood Bank. En la pulsera se requieren los siguientes datos:

  • Nombre y apellidos del paciente
  • Número de historia clínica
  • Fecha de extracción
  • Hora de extracción
  • Firma o nombre de la persona que lo ha extraído (enfermero o anestesista)

Las pulseras son ideales para evitar errores a la hora de transfundir. Esto es debido a que se utilizan para codificar el inicio y final de la transfusión con la PDA. Si el hemoderivado que pretendemos transfundir está asociado a una pulsera de otro paciente distinto, la PDA nos advertirá del error.

En caso de ausencia o no funcionamiento de la PDA, se utilizarán etiquetas de ingreso. También podría servir una pegatina blanca escrita a puño y letra por la persona que ha extraído la muestra. En cualquier caso, los cinco datos mencionados con anterioridad deben figurar en la muestra.

Extracción de muestras para banco de sangre

La ausencia de uno de los cinco datos es motivo de rechazo del piloto. También lo es si se detecta que hay un error en la identificación. El error más común es que el NHC no se corresponda con el nombre del paciente.

Errores en la identificación de la muestra

La identificación de la muestra es un procedimiento crítico que debe realizarse con atención para evitar errores. Debe hacerse inmediatamente después de su extracción. No se debe, en ningún momento, posponer la identificación, ya que conlleva el riesgo de mezclar la muestra con otras o de cruzar las etiquetas con las de otro paciente.

El hábito de extraer la muestra, colocar el tubo en la batea junto a las etiquetas, y llevar todo al control de enfermería conlleva un riesgo. Puede parecer demasiado evidente, pero estos errores se siguen cometiendo. El laboratorio de banco de sangre es un lugar idóneo para la detección de estos fallos. No pocas veces se detecta que el grupo sanguíneo del tubo no se corresponde con el del histórico del paciente.

Muchas veces la investigación es sencilla, ya que se posee histórico del paciente de la cama de al lado. El resultado es que el grupo sanguíneo se corresponde con el de dicho paciente.

Las consecuencias de errores tan graves como este pueden ser fatales para un paciente. En especial si hablamos de un paciente que entra en urgencias y del que no se tiene histórico previo. En casos así entra en juego la llamada muestra o piloto de confirmación de la que hablaremos en el siguiente apartado.

Muestra de confirmación o piloto de confirmación

La muestra de confirmación es solicitada por el laboratorio de banco de sangre en determinadas ocasiones. Si no existe histórico del paciente o se trata de una extrema urgencia que acaba de llegar al hospital, el personal del laboratorio solicitará un piloto de confirmación. La finalidad de esta muestra no es otra que la de confirmar el grupo sanguíneo del paciente.

La secuencia sería, en primera instancia, el envío de una primera muestra al laboratorio. Con ella se realizaría el estudio y se cruzarían los hemoderivados pertinentes. Y en segunda y última instancia, si el laboratorio lo requiere, se solicitará una muestra de confirmación cuyo grupo deberá ser analizado antes de la entrega de los hemoderivados.

Extracción de muestras para banco de sangre

El piloto de confirmación se identifica del mismo modo que cualquier otra muestra. La única diferencia radica en que nunca irá etiquetado con nueva pulsera transfusional. La pulsera ya habrá sido asociada a la primera muestra, y no es necesario cambiarle la pulsera al paciente para identificar la muestra de confirmación.

Errores asociados a la muestra de confirmación

Como cualquier otra muestra, el piloto de confirmación debe cumplir los mismos requisitos mencionados anteriormente. También debe cumplir con las pautas de etiquetado. Y se debe extraer únicamente cuando el personal del laboratorio lo requiera.

El mayor error que se comete con esta muestra es su extracción junto con la primera muestra, sin que el personal del laboratorio lo haya indicado, con el pretexto del “por si acaso“. En ese momento, esta muestra deja de ser útil como filtro de seguridad. Si la persona que haya extraído la muestra se equivoca de paciente o la identifica incorrectamente, hará lo mismo con la muestra de confirmación.

Los laboratorios de banco de sangre acostumbran a recibir llamadas telefónicas del personal de enfermería, o de anestesia, preguntando abiertamente si envían al laboratorio las dos muestras a la vez o si la segunda la envían más tarde. Es cometido del personal del laboratorio informarles del error, de lo que establece el protocolo y de sus consecuencias.

Envío de la muestra al laboratorio de banco de sangre

La muestra debe enviarse lo antes posible al laboratorio. De este modo, el personal podrá comenzar cuanto antes con su estudio y con la preparación de los hemoderivados.

También es importante que el laboratorio reciba con rapidez las muestras de los recién nacidos. Un coombs directo positivo debe notificarse rápidamente al nido. No pueden transcurrir horas desde el nacimiento del recién nacido y el envío de la muestra al laboratorio.

Validez de las muestras en el banco de sangre

La validez de una muestra es de 72 horas. Pasado este tiempo, si el paciente necesita hemoderivados, se requerirá una nueva muestra asociada a una nueva pulsera transfusional.

72 horas es el periodo mínimo de tiempo en el que un paciente puede crear un aloanticuerpo. De este modo evitaremos posibles reacciones transfusionales derivadas de la creación de un anticuerpo que no se encontrará en el plasma de una muestra anterior.

Bibliografía

1. Manual Técnico de la AABB 15ª Edición (2007).

2 comentarios en “Extracción de muestras para banco de sangre”

  1. Muy interesante, me gustaría saber si tienen alguna referencia legal con referencia a que personal es el responsable de recepcionar las muestras que llegan a un banco de sangre. Me refiero a categoría laboral. Muchas gracias.

    • Hola Marianela.

      Las muestras que llegan a un banco de sangre la recepcionan los propios Técnicos de Laboratorio. En el caso del hospital en el que trabajaba hasta hace poco también hay enfermeros trabajando en el laboratorio, ejerciendo las mismas funciones, y pueden recepcionar las muestras del mismo modo.

      Todo eso está amparado por los protocolos existentes dentro del propio hospital, que se supone deben, antes de aprobarse, cumplir con la legalidad vigente.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies