desinfección

Desinfección

Podemos definir la desinfección como la inactivación, eliminación o inhibición del crecimiento de los agentes causales o infecciosos. Dicho proceso se puede realizar sobre cualquier material inanimado o sobre tejido vivo utilizando productos químicos.

Conviene resaltar que mediante una desinfección no se eliminan todos los microorganismos ni sus formas de resistencia (esporas).

Desinfectantes y Antisépticos

Según el lugar donde se vaya a aplicar la desinfección distinguiremos entre desinfectantes y antisépticos.

Denominamos desinfectantes a los productos químicos usados para la desinfección de objetos inanimados y materiales clínicos.

Denominamos antisépticos a los productos químicos usados para la desinfección de tejidos vivos (piel, mucosas, heridas y cavidades corporales).

Las características que deben cumplir los productos químicos para convertirse en un buen desinfectante o en un buen antiséptico son los siguientes:

desinfecciónCriterios de elección de Antiséptico y Desinfectante

Mecanismos de acción de los desinfectantes

Los desinfectantes y antisépticos pueden ser bactericidas (eliminan el agente infeccioso) y bacteriostáticos (inhiben el crecimiento de los microorganismos). Los mecanismos de acción empleados para llevar a cabo estas acciones son los siguientes:

  • Desnaturalización y coagulación de proteínas.
  • Oxidación.
  • Alteración de la permeabilidad de la membrana.
  • Combinación con radicales de proteínas y ácidos nucléicos.

Además, tanto desinfectantes como antisépticos se ven sometidos a una serie de factores que afectan a su eficacia:

  • Concentración del agente y tiempo de actuación: Existe una estrecha correlación entre la concentración del agente y el tiempo necesario para eliminar una determinada fracción de la población bacteriana.
  • PH: Afecta tanto la carga superficial neta de la bacteria como el grado de ionización del agente. Los agentes aniónicos suelen ser más efectivos a pH ácidos y los agentes catiónicos muestran más eficacia a pH alcalinos.
  • Temperatura: Normalmente, al aumentar la temperatura aumenta la potencia de los desinfectantes. Para muchos agentes el aumento en 10ºC supone duplicar su tasa de efectividad.
  • Naturaleza del agente causal y otros factores asociados a población microbiana: La eficacia de un desinfectante o de un antiséptico variará según la especie, fase de cultivo, presencia de cápsula o de esporas y número de microorganismos. Por ejemplo, el Mycobacterium Tuberculosis resiste mejor la lejía que otras bacterias.
  • Presencia de materia orgánica: Su presencia afecta negativamente a la eficacia de los desinfectantes y antisépticos. La materia orgánica puede captar e inactivar al desinfectante (derivados del Cloro) y puede dificultar el contacto del desinfectante con los microorganismos. Por eso es imprescindible limpiar el material antes de su desinfección.

Tipos de desinfección

Los diferentes niveles de desinfección que se pueden llevar a cabo en un hospital varían dependiendo de los productos que se utilicen y de su concentración:

  • DAN – Desinfección de alto nivel: Eliminan algunas esporas bacterianas, hongos y muchas de sus esporas, las formas vegetativas de las bacterias, micobacterias, virus medianos y lipídicos e incluso virus pequeños y no lipídicos.

    La mayoría requieren un tiempo de, al menos, 20 minutos para ejercer una acción desinfectante de alto nivel, y se emplea en materiales semicríticos, como por ejemplo los endoscopios.

    Algunos de los desinfectantes de alto nivel son:

    • Glutaraldehído 2%
    • Glutaraldehído fenolado
    • Orto-ftalaldehído 0.55%
    • Ácido peracético ≤ 1%
    • Aminas terciarias asociadas a compuestos de amonio cuaternario
  • DNI – Desinfección de nivel intermedio: Consiguen destruir todas las formas bacterianas vegetativas, incluyendo Mycobacterium tuberculosis, la mayoría de los virus con o sin envoltura y hongos filamentosos, pero no destruyen las esporas bacterianas.

    Algunos desinfectantes de nivel intermedio pueden tener dificultades para inactivar completamente algunos virus más resistentes, como virus no lipídicos o virus de pequeño tamaño (poliovirus, coxsakievirus, rinovirus… etc).

    El tiempo de contacto mínimo para una desinfección de nivel intermedio con estos desinfectantes es de 10 minutos.

    Algunos desinfectantes de nivel intermedio son:

    • Alcohol 70º
    • Alcohol isopropílico 60-90º
    • Fenoles
    • Asociaciones de aldehidos (Glutaraldehido, formol y glioxal)
  • DBN – Desinfección de bajo nivel: Destruyen las formas vegetativas bacterianas, pero no sus esporas. Tampoco son capaces de destruir micobacterias, virus no lipídicos o de pequeño tamaño, ni tampoco todos los hongos.

    Algunos de los desinfectantes de bajo nivel son:

    • Hipoclorito sódico 100ppm
    • Compuestos de amonio cuaternario

    El tiempo de contacto mínimo para una desinfección de bajo nivel con estos desinfectantes es de 10 minutos.

Consideraciones sobre desinfectantes de alto, medio y bajo nivel

Algunos desinfectantes son capaces de desinfectar y esterilizar a la vez en función de su composición química, concentración a la que se usan y tiempo de acción. Hay desinfectantes de alto nivel que si su tiempo de contacto es suficientemente prolongado (entre 6 y 10 horas, según el desinfectante) se comportan como esterilizantes químicos, erradicando las formas de resistencia bacterianas.

Siguiendo con los desinfectantes de alto nivel, hay que mencionar que hay algunos que no se encuentran disponibles en España:

  • Peróxido de hidrógeno 7.5%
  • Ácido peracético 0.08% + Peróxido de hidrógeno 1%
  • Agua superoxidada

Por otro lado, algunos desinfectantes de nivel intermedio, a una concentración menor o con un menor tiempo de contacto, pueden comportarse como desinfectantes de bajo nivel.

La relación entre los materiales clínicos y sus niveles de desinfección es la siguiente:

Desinfección

Desinfección

Desinfección

Técnicas de desinfección

El desinfectante se puede aplicar sobre un material mediante diferentes técnicas:

  • Inmersión: Se introduce el instrumento en una solución desinfectante durante un tiempo determinado.
  • Loción: Se empapan las bayetas con la solución desinfectante y se aplica sobre el material.
  • Vaporización o fumigación: Se producen vapores o gases capaces de impregnar el aire y las superficies del material.
  • Brumas o aerosoles: Se forma un aerosol de gotas microscópicas. Debido al escaso peso de las mismas, permanecerán cierto tiempo en suspensión en el aire atmosférico.
  • Pulverización: Se forman gotas de mayor tamaño que en los aerosoles. Debido a su mayor peso, caen rápidamente e impregnan el material que queramos desinfectar.

Desinfección del material sanitario por procedimientos físicos

Pese a que la definición de desinfección es clara respecto al uso de productos químicos para su consecución, existen técnicas basadas en procedimiento físicos capaces de desinfectar materiales.

Para la desinfección del material sanitario se emplean principalmente productos químicos, pero también se emplean procedimientos físicos para su desinfección.

Estos procedimientos físicos son:

  • Hervido
  • Pasteurización
  • Uperización
  • Radiación Ultravioleta (Rayos UVA)
  • Ultrasonido
  • Flujo laminar

Hervido

Esta técnica consiste en introducir el material en agua a 100ºC, su punto de ebullición. Es un método bastante efectivo, ya que elimina la forma vegetativa de gran parte de las bacterias. Pero tiene inconvenientes, ya que no es eficaz frente a las formas de resistencia y frente a muchos virus, además de que existen materiales que no soportan temperaturas tan altas.

Pasteurización

Esta técnica consiste en calentar el producto durante 30 minutos a una temperatura de 68ºC, produciéndose posteriormente un enfriamiento rápido del producto. Con este procedimiento se suelen tratar la leche o los zumos de frutas.

Existen tres tipos de procesos bien diferenciados:

  • Pasteurización VAT o lenta.
  • Pasteurización HTST o a altas temperaturas durante un breve período (High Temperature/Short Time).
  • Ultrapasteurización UHT o a altas temperaturas (Ultra-High Temperature). También llamada Uperización.

Las cifras de temperatura variarán según las fuentes que consultemos. Para la pasteurización VAT o HTST las cifras irán de entre 63-68ºC hasta 72ºC o 75ºC en algunas fuentes.

Con la pasteurización de la leche nos evitamos la transmisión de microorganismos como Mycobacterium Tuberculosis (Tuberculosis), Coxiella Burnetti (Fiebre Q) o Brucella Melitensis (Fiebres de malta), por mencionar algunos ejemplos.

En diversas fuentes mencionan la Pasteurización como método de esterilización. Se trata de un error que no debemos cometer. Lo más parecido a la esterilización de la leche (110ºC-115ºC durante 30 minutos) es la uperización (UHT. 130ºC-140ºC durante 2 segundos y posterior enfriamiento).

Rayos Ultravioleta

Son rayos que tienen una cierta acción bactericida, pero solo a determinada longitud de onda. Actualmente se utilizan lamparas de Rayos UVA en quirófanos, salas de prematuros y laboratorios.

Este tipo de radiación tiene como inconveniente que puede llegar a producir cáncer de piel (melanoma), cataratas y daños en la conjuntiva. Por tanto, hay que tener muchas precauciones a la hora de usarse.

Ultrasonido

Se utilizan ondas ultrasónicas producidas por un sonicador o baño de ultrasonidos. Estas ondas son capaces de destruir las paredes bacterianas.

Flujo laminar

Es un método cuyo funcionamiento se basa en una campana donde existen salidas de flujo laminar, que expulsan el aire y reabsorben las micropartículas por un filtro que retiene los citostáticos.

Se suele emplear en cultivos estériles, preparación de nutrición parenteral o preparación de quimioterápicos en cabinas de flujo laminar.

Una cabina de flujo laminar, cámara de flujo laminar o campana de flujo laminar, es un recinto que emplea un ventilador para forzar el paso de aire a través de un filtro HEPA, capaz de proporcionar aire limpio a la zona de trabajo libre de partículas de hasta 0.1 micras de diámetro.

Este tipo de equipos se fabrican en forma generalmente prismática con una única cara libre (la frontal) que da acceso al interior, donde se localiza la superficie de trabajo, que normalmente permanece limpia y estéril.

Procedimientos químicos de desinfección: Antisépticos

Son soluciones químicas que se utilizan de forma tópica sobre tejidos vivos (por ejemplo en piel, mucosas o heridas).

Los más utilizados son:

  • Clorhexidina
  • Povidona Yodada
  • Alcoholes
  • Sulfadiazina de plata al 1%
  • Mafenida
  • Nitrofurazona
  • Compuestos catiónicos o derivados del amonio cuaternario

Clorhexidina

Es un antiséptico que pertenece al grupo de las biguanidas, con acción bactericida, cuyo mecanismo de acción se basa en atacar a las proteínas de la membrana bacteriana, desnaturalizándolas, aumentando su permeabilidad y produciendo la muerte de la bacteria.

Es efectiva tanto en bacterias Gram positivas como en bacterias Gram negativas (amplio espectro). Se utiliza también como antiséptico bucal en concentraciones menores (0.1%-0.5%). En antiséptico estándar se utiliza en concentraciones que van desde el 0.5% al 5%:

  • 0.5%: quemaduras, desinfección de la piel y erosión cutánea.
  • 1%: desinfección de piel, erosiones, pequeñas heridas superficiales, quemaduras leves y rozaduras.
  • 4%: desinfección preoperatoria y lavado antiséptico de las manos.
  • 5%: limpieza obstétrica, heridas, quemaduras y almacenamiento de material quirúrgico.

Algunas de las desventajas que presenta la clorhexidina son las siguientes:

  • Se degrada a altas temperaturas.
  • Se inactiva con la luz y con determinados compuestos aniónicos.
  • Tiñe el esmalte de los dientes.

Povidona Yodada

Es un yodóforo consistente en unir el yodo a una macromolécula de Poli Vinil Pirrolidona (PVP), en una concentración del 10%.

Posee buena actividad frente a bacterias Gram+, menos buena contra bacterias Gram- y muy poca actividad contra el Mycobacterium Tuberculosis. En sitios como Vademecum le atribuyen actividad frente a bacterias (Gram+ y Gram-), hongos, virus, protozoos y esporas.

Su mecanismo de acción se basa en la actuación sobre las proteínas estructurales y enzimáticas de las células microbianas, destruyéndolas por oxidación.

Se usa en pequeñas heridas y cortes superficiales, quemaduras leves y rozaduras.

Las ventajas de la Povidona Yodada se basan en la liberación lenta del yodo, presentando:

  • Una disminución de la toxicidad.
  • Una aumento de su actividad germicida al liberarse lentamente durante más tiempo.
  • Una disminución del poder irritativo del yodo.

Los inconvenientes de la povidona yodada son los siguientes:

  • Se inactiva en presencia de materia orgánica. Por eso es muy importante limpiar primero la piel o la herida antes de aplicarse.
  • Se debe de proteger contra la luz.
  • Su uso puede ser peligroso para embarazadas, para los lactantes y para los bebés. También está contraindicado en personas alérgicas al yodo o en tratamiento con litio.
  • Su uso no está indicado en pacientes con quemaduras superiores al 20% de su superficie corporal.
  • En el laboratorio interfiere en pruebas de función tiroidea. Puede originar falsos positivos en pruebas para detección de sangre oculta en heces y orina.

Alcoholes

Los alcoholes de mayor uso son el alcohol etílico y el alcohol isopropílico. El más utilizado es el alcohol etílico de 70º, con un mayor poder bactericida que el de 96º.

Actúa sobre bacterias Gram+ y Gram- incluyendo patógenos multirresistentes (Staphylococcus aureus meti-resistente y Enterococcus resistente a vancomicina). También es activo frente a micobacterias, hongos y virus (incluyendo VIH, hepatitis B, influenza, herpes simple, citomegalovirus y virus respiratorio sincitial). No tiene actividad esporicida.

El mecanismo de acción de los alcoholes es la desnaturalización de las proteínas de los microorganismos. La desnaturalización protéica sólo es posible en presencia de agua. Por este motivo el alcohol absoluto presenta un poder bactericida mucho menor que las mezclas de alcoholes con agua.

Sulfadiazina de plata al 1%

También conocida como Sulfadiazina Argéntica. Posee acción bactericida y bacteriostática frente a bacterias Gram+ y Gram-, particularmente a Staphylococcus aureus, Pseudomona aeruginosa, Aerobacter aerogenes y Kleibsella pneumoniae.

Diversas fuentes le atribuyen acción frente a levaduras y hongos, y en especial contra Candida albicans.

Se utiliza en el tratamiento y prevención de infecciones en quemaduras de segundo y tercer grado, úlceras varicosas y de decúbito.

En piel intacta no se absorbe, pero sí en contacto con los fluidos corporales. Mediante la acción de los grupos -SH y de algunas proteínas pasa a sulfadiazina, la cual se absorbe sistémicamente, en particular en el caso de quemaduras de segundo y tercer grado. En algunos pacientes, después de la aplicación tópica de sulfadiazina de plata sobre las quemaduras, se pueden detectar concentraciones plasmáticas de sulfadiazina. Aproximadamente el 10% de la sulfadiazina puede absorberse, mientras que la plata sólo lo hace en un 1%.

Un efecto adverso detectable en el laboratorio es la leucopenia.

Mafenida

Es un antiséptico utilizado en sustitución de la sulfadiazina de plata. Se utiliza en la piel para las quemaduras de segundo o tercer grado.

Es bacteriostático para una gran cantidad de organismos Gram- y Gram+, incluyendo Pseudomonas aeruginosa y ciertas cepas de anaerobios. También actúa frente a Candida Albicans.

Nitrofurazona

Es un antiséptico de amplio espectro (Bacilos Gram+, Bacilos Gram- y protozoos). Inhibe los enzimas bacterianos implicados en el metabolismo de los hidratos de carbono.

Se utiliza para quemaduras de segundo y tercer grado, infecciones de la piel y preparación de superficies en injertos de piel, donde la contaminación bacteriana puede causar rechazo del injerto o infección en el trozo donante.

Su hándicap reside en el hecho de que no actúa frente a Pseudomona aeruginosa, una de las bacterias más comunes en quemaduras infectadas.

Compuestos catiónicos o derivados del amonio cuaternario

Son antisépticos y desinfectantes de uso externo. Son activos para eliminar bacterias grampositivas y gramnegativas, aunque éstas últimas en menor grado. En definitiva, son bactericidas, fungicidas y viricidas.

Algunos estudios parecen demostrar que el Cloruro de Benzalconio tiene efectividad sobre el virus del VIH.

Procedimientos químicos de desinfección: Desinfectantes

Son soluciones químicas que se utilizan sobre cualquier tipo de material. Los desinfectantes más utilizados en el ámbito sanitario son:

  • Cloruros
  • Fenol y derivados
  • Aldehidos

Cloruros

El más utilizado es el hipoclorito sódico, conocido comúnmente como lejía. Es bactericida (Gram+ y Gram-), fungicida y viricida. Se utiliza sobre superficies, ropa, equipos, suelos, lavabos… en definitiva, sobre una amplia variedad de materiales.

El cloro se utiliza también para la desinfección y potabilización del agua.

El hipoclorito sódico se utiliza en varias concentraciones, siendo la más habitual 40-50 g/l de cloruro activo. Las diluciones más utilizadas son:

  • Dilución 1:9 (1/10): 0.5 litros de lejía y 4.5 litros de agua. Se usa para desinfección de superficies de áreas críticas.
  • Dilución 1:19 (1/20): 0.5 litros de lejía y 9.5 litros de agua. Se usa para la desinfección de superficies de aseos, suelos y superficies de áreas asistenciales no críticas.
  • Dilución 1:39 (1/40): 0.25 litros de lejía y 9.75 litros de agua. Se usa para la desinfección de mobiliario en general no metálico y superficie de áreas administrativas.

Las ventajas del hipoclorito de sodio son:

  • Económico
  • Efectivo
  • Actúa rápidamente

Las desventajas son:

  • Inestable
  • Irritante
  • Corrosivo para los metales
  • Sufre modificaciones con el pH y la temperatura

Fenol y derivados

Tienen efecto bactericida contra Gram+ y Gram-. Su mecanismo de acción se basa en la desnaturalización de las proteínas de la membrana celular, lesionándola.

El fenol es poco usado en la actualidad al haber sido sustituido por los metilfenoles en la limpieza de superficies. El Hexaclorofeno se usa sobre todo en la desinfección de las manos, actuando, en este caso, como antiséptico en lugar de como desinfectante.

Aldehidos

El Glutaraldehido al 2% es un bactericida muy potente capaz de destruir también formas de resistencia bacterianas, hongos y virus.

En desinfección de alto nivel se usa, por inmersión, durante 10 minutos, y en esterilización durante 10 horas.

La toxicidad que emite se deposita sobre el instrumento, de manera que éste puede producir cierta irritación al contacto con los tejidos.

El Formaldehido o formol se usa como desinfectante de alto nivel. Es de amplio espectro y según el tiempo y su concentración puede actuar como esterilizante.

Se utiliza al 10% para preservar preparaciones anatómicas y biopsias. Su uso es limitado debido a que es cancerígeno.

5 comentarios en “Desinfección

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies