Agente Causal

Agente Causal en la enfermedad infecciosa

El concepto de Agente Causal lo hemos tratado con anterioridad en la Cadena Epidemiológica. En ella, forma parte como un eslabón indispensable, tomando como referencia cadenas de 5 o 6 eslabones.

Al desarrollar la cadena epidemiológica, eslabón por eslabón, pasamos de puntillas sobre el agente causal. De este modo, podremos desarrollarlo ahora convenientemente para entender su importancia y el papel que desempeña en la cadena epidemiológica.

Enfermedad infecciosa

En primer lugar atenderemos a un par de definiciones que explicarán el contexto de la cadena epidemiológica y la importancia del agente causal.

La primera de ellas es el concepto de Enfermedad Infecciosa, sobre la que estudiaremos varias definiciones. La primera de ellas procede de la Wikipedia, definición que simplificaremos para hacerla más fácilmente entendible. De este modo podremos encuadrar el concepto de agente causal en ella:

Una enfermedad infecciosa es la manifestación clínica de una infección provocada por un agente causal.

Como manifestación clínica entendemos los signos y síntomas propios de la enfermedad. Ahora nos detendremos en la definición que podemos encontrar en la Organización Mundial de la Salud:

Las enfermedades infecciosas son causadas por microorganismos patógenos como las bacterias, los virus, los parásitos o los hongos. Estas enfermedades pueden transmitirse, directa o indirectamente, de una persona a otra. Las zoonosis son enfermedades infecciosas en los animales que pueden ser transmitidas al hombre.

Como podemos observar esta definición no trata del concepto de enfermedad infecciosa en sí misma. Pero sí de sus causas y del concepto de “transmisión”, ya sea de una persona a otra o de un animal a una persona (zoonosis).

Enfermedad transmisible

El segundo concepto sobre el que buscamos definición es el de Enfermedad Transmisible. Ya habíamos visto en la definición de enfermedad infecciosa el concepto de “transmisión” de la misma.

De hecho, si atendemos a la definición de enfermedad infecciosa de la OMS, nos daremos cuenta de que califica a todas las enfermedades infecciosas como enfermedades transmisibles. Esta ambigüedad la podemos encontrar en definiciones redactadas por organismos públicos como el Instituto Nacional de Salud de Colombia, que define la enfermedad transmisible de la siguiente forma:

Son aquellas enfermedades causadas por agentes infecciosos específicos o por sus productos tóxicos en un huésped susceptible, conocidas comúnmente como enfermedades contagiosas o infecciosas.

En esta definición nos encontramos tres cosas a tener en cuenta. Una, es la definición de enfermedad transmisible como enfermedad infecciosa. Otra, es la mención de agente infeccioso como denominación opcional del agente causal. Y finalmente nos encontramos al huésped susceptible, último eslabón de la cadena epidemiológica.

Si consultamos algún libro para intentar diferenciar ambos conceptos nos encontraremos una serie de consideraciones. Una de ellas es la existencia de agentes que se transmiten pero que no son infecciosos (Sarna) y otros que se transmiten pero que no causan enfermedad. Y a la hora de hablar de enfermedad transmisible nos encontramos que para ser declarada como tal debe cumplir una premisa básica: la existencia de un agente causal.

Relacionando conceptos

Atendiendo a las múltiples definiciones que nos podemos encontrar sobre ambos conceptos, llegamos a la conclusión de que una enfermedad infecciosa está causada por un agente causal que, a su vez, es transmisible, convirtiendo a la enfermedad infecciosa, además, en una enfermedad transmisible.

Ahora recordemos la definición de Cadena Epidemiológica:

Podemos definir la cadena epidemiológica como un conjunto de elementos necesarios para que podamos hablar de una enfermedad transmisible. Dicho de otro modo, cada eslabón de la cadena representa una secuencia de elementos que intervienen en la transmisión de un agente infeccioso a un huésped susceptible.

Llegados a este punto nos encontramos con el hecho de que la cadena epidemiológica nace con el objetivo de explicar el mecanismo de una enfermedad transmisible. Para ello se divide en eslabones que explican los mecanismos necesarios existentes para que el agente causal (primer eslabón) llegue al huésped susceptible.

El Agente Causal como piedra angular

Si leemos todo con detenimiento nos encontramos el hecho de que la piedra angular de toda enfermedad infecciosa y transmisible es el agente causal. También denominado como agente infeccioso, forma el primer eslabón de la Cadena Epidemiológica, formando parte en todos los demás eslabones:

  • Como primer eslabón es necesaria su existencia para que se inicie la Cadena Epidemiológica.
  • Sobrevive y se reproduce en el Reservorio y en la Fuente.
  • Se sirve de los Mecanismos de Transmisión para infectar al huésped susceptible.
  • Causa la enfermedad infecciosa en el Huésped Susceptible y desde ahí puede volver a recorrer la cadena transmitiéndose a más huéspedes susceptibles.

Agente Causal

Agente Causal

Definíamos el agente causal como todo agente biológico que pueda dar origen a una enfermedad. En este apartado se incluyen virus, bacterias, hongos y parásitos. También incluiremos en esta definición a los priones, que son proteínas capaces de causar enfermedades infecciosas (Creutzfeldt-Jakob, también conocida como enfermedad de las vacas locas).

En algunos sitios nos podemos encontrar definiciones en las que a estos agentes etiológicos/infecciosos/causales se les calificaba como “organismos vivos”. Debemos descartar una definición de esta índole porque los virus no se consideran organismos vivos, ya que necesitan infectar una célula para poder realizar copias de sí mismos, parasitándola. Tampoco los priones son considerados organismos vivos.

Además, para que un Agente Causal sea declarado como tal debe de cumplir con los Postulados de Koch.

Postulados de Koch

Los postulados de Robert Koch son de obligado cumplimiento para la declaración de un Agente Causal, pero a la hora de estudiarlos nos encontraremos variantes más o menos desarrolladas de dichos postulados.

En el libro Robert Koch, el médico de los microbios de Juan José Fernández Teijeiro (lectura muy recomendada), nos encontramos tres postulados:

  1. El agente causal debe estar siempre presente en el tejido enfermo.
  2. El microorganismo puede ser aislado y crecer en un medio de cultivo.
  3. A partir del medio de cultivo, se puede producir la enfermedad experimental en un animal.

Si consultamos otras fuentes por Internet nos encontraremos versiones más o menos desarrolladas en formato de 4 o 5 postulados, pero a título personal, la que más me ha gustado es la versión actualizada de los postulados que he encontrado en mi libro de la oposición:

  1. Siempre debemos encontrar el microorganismo en la enfermedad
  2. Se debe aislar y cultivar desde las lesiones
  3. Se reproduce la enfermedad al inocular un cultivo puro a un animal susceptible.
  4. Debe aislarse el mismo microorganismo de las lesiones producidas en los animales.
  5. El microorganismo debe dar lugar a una respuesta inmune detectable en el laboratorio.

En cualquier caso los postulados de Koch no son infalibles, ya que existen agentes causales que no los cumplen, por no causar la enfermedad en animales (Neisseria Meningitidis y Virus de la Viruela) o por no poder cultivarse (Mycobacterium Leprae, agente causal de la Lepra).

Tipos de Interacción entre Agente Causal y Huésped Susceptible

Cuando la cadena epidemiológica se completa y el Agente Causal es transmitido al Huésped Susceptible, se pueden dar diferentes tipos de interacción entre ellos.

  1. Simbiosis.
  2. Comensalismo.
  3. Parasitismo.

Por una parte tenemos la Simbiosis, un tipo de interacción con beneficios para ambas partes. También tenemos el Comensalismo, donde o bien el Agente Causal o bien el Huésped consiguen beneficio sin perjudicar al otro. Y finalmente tenemos el Parasitismo, donde el agente causal obtiene beneficios del huésped a costa de causarle perjuicios.

Clasificación de los agentes causales según el riesgo de infección

Según el REAL DECRETO 664/1997, de 12 de mayo, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo (BOE nº 124 24/05/1997), encontramos una clasificación de los agentes causales/biológicos según su riesgo de infección:

  • Primer Grupo: Aquél que resulta poco probable que cause una enfermedad en el hombre.
  • Segundo Grupo: Aquél que puede causar una enfermedad en el hombre y puede suponer un peligro para los trabajadores, siendo poco probable que se propague a la colectividad y existiendo generalmente profilaxis o tratamiento eficaz.
  • Tercer Grupo: Aquél que puede causar una enfermedad grave en el hombre y presenta un serio peligro para los trabajadores, con riesgo de que se propague a la colectividad y existiendo generalmente una profilaxis o tratamiento eficaz.
  • Cuarto Grupo: Aquél que causando una enfermedad grave en el hombre supone un serio peligro para los trabajadores, con muchas probabilidades de que se propague a la colectividad y sin que exista generalmente una profilaxis o un tratamiento eficaz.

Características de los Agentes Causales

Todo agente causal cuenta con una serie de características que lo diferencian de otros. Son la contagiosidad, la infectividad, la patogenicidad, la virulencia y la antigenicidad.

  • Contagiosidad: Capacidad del agente causal para extenderse.
  • Infectividad: Capacidad que tiene el agente para multiplicarse en los tejidos.
  • Patogenicidad: Una vez infectado el huésped, se define como la capacidad que tiene el Agente Causal de producir la enfermedad. Depende de la virulencia del agente y del sistema inmunológico del huésped.
  • Virulencia: Grado o Cantidad de enfermedad que puede producir el agente causal. Conviene diferenciar infectividad de virulencia. Algunos agentes son muy virulentos pero apenas penetran (Clostridium Tetani) y otros son más infectivos, pero menos virulentos (Brucella Abortus).
  • Antigenicidad: Capacidad que tiene el agente causal de provocar una respuesta inmune en el huésped. Esto afecta a la patogenicidad y a la virulencia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies